Share this story

For those whom Olga serves – ‘I want them to know they are loved and that God is on their side.’

By Rose Robertson | Fotografía por Rey Del Rio

Para aquellos a quienes Olga sirve – “Quiero que sepan que son amados y que Dios está de su lado”

No puedes evitar sentir ternura cuando te encuentras con Olga. Ella dice: “No solo me gusta lo que hago; yo amo lo que hago. Es mi pasión. Mi corazón está en eso”. Olga De La Torre es la directora de educación religiosa (DRE) en la Parroquia de Cristo Rey en Lansing, y lleva la distinción de ser la primera ministra laica en cumplir con este cargo en su parroquia. Antes de su nombramiento en enero pasado, las Hermanas Pasionistas cumplieron ese papel en Cristo Rey. “Todavía tengo problemas para comprender cómo terminé aquí”, dice ella.

Nacida en México, Olga llegó al área de Lansing con su familia en 1978 cuando tenía 15 años. Una tía los presentó a la parroquia de Cristo Rey, y desde entonces ha sido miembro. “Desde que me casé hace 33 años, siempre he sido activa en la parroquia. Hace trece años, me invitaron a ayudar a enseñar clases bautismales y a estudiantes de kindergarten. Hace tres años, comencé a visitar a las familias en sus hogares con la Hermana María, que era la DRE, y a tomar clases de formación en la universidad de Notre Dame. En esencia, Olga se convirtió en la asistente y mano derecha de la DRE. Cuando la Hermana María murió en noviembre de 2018, el Padre Fred Thelen, el pastor de Cristo Rey en ese momento, le pidió a Olga que asumiera formalmente un papel que ya había estado ejecutando con confianza. Las habilidades bilingües de Olga, y la comprensión de los desafíos únicos que enfrenta la comunidad hispana, la convirtieron en la candidata perfecta.

En Cristo Rey, Olga es responsable de la planificación y ejecución del programa de formación en la fe de los niños, el reclutamiento y entrenamiento de catequistas y la preparación sacramental. Ella dice: “También coordino varias fiestas hispanas. Diciembre es un mes ocupado con novenas; primero a Nuestra Señora de Guadalupe, desde el 3 de diciembre hasta el 11 de diciembre. La verdadera Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, el 12 de diciembre, incluye una celebración de serenata de Nuestra Señora. Siguiendo rápidamente, la novena de Las Posadas, que celebra los nueve meses del embarazo de María, del 16 al 24 de diciembre.

“A fines de octubre, comenzamos a prepararnos para el Día de los Muertos. Se coloca un altar en la entrada de la iglesia. Los feligreses traen fotos de sus seres queridos fallecidos para colocarlas allí, y el 2 de noviembre, entran en procesión para colocarlos en el altar del santuario y encender una vela. En mayo, durante nuestra Fiesta Anual de la Iglesia, los niños de la primera comunión actual coronan a María y le traen flores”.

En Cristo Rey también se escenifica el Vía Crucis cada Viernes Santo, comenzando en los escalones del Capitolio y concluyendo en el Centro Comunitario de Cristo Rey en High Street. Los jóvenes y otros miembros de la parroquia asumen estos deberes.

Junto con la programación y las tareas administrativas, Olga trabaja arduamente para ayudar a la comunidad parroquial a vivir plenamente dentro de una cultura anglosajona. Ella explica: “Muchos de nuestros feligreses no hablan inglés, por lo que necesitan ayuda para completar documentos para médicos, escuelas o asuntos legales. Los que no tienen documentos no pueden tener una licencia de conducir, por lo que necesitan ayuda para encontrar transporte”. Olga explica que la mayoría de los inmigrantes trabajan en dos o tres trabajos para poder subsistir, lo que hace que sea prácticamente imposible para ellos, a pesar de su deseo de aprender inglés, encontrar tiempo para asistir a clases de alfabetización.

Olga continúa: “Nuestro mayor desafío ahora es su temor a la separación familiar. Sienten que están siendo cazados intencionalmente. Nos resulta difícil ayudarles porque a menudo no contestan a su puerta o teléfono por temor a que sea ICE [Servicio de Inmigración y Control de Aduanas].

Olga al trabajar estrechamente con la Oficina Diocesana del Ministerio Hispano, también está aprendiendo sobre los programas que se pueden ofrecer a su comunidad. Ella está buscando maneras para que las personas sin documentos, especialmente aquellos que mantienen un perfil bajo, sepan que tienen un aliado y un lugar seguro donde ir. El censo registrado de Cristo Rey es de aproximadamente 450 familias; el número de no registrados es desconocido, debido en su mayoría al temor a ser deportado.

Olga se apresura a identificar lo que sostiene su fe: “Mi amor por Dios y lo que he aprendido de mis propios padres. Su fe es la herencia más grande que podrían darme. Recuerdo que mi madre me llevó a la iglesia cuando tenía 4 años y el Santísimo Sacramento fue expuesto. Le pregunté qué era y ella me dijo que era Dios. Sentí una alegría en mi corazón y no necesitaba más explicaciones. Desde entonces he sentido un fuego especial en mi corazón por Dios.

“Me estoy esforzando mucho para servir a nuestra gente con todo mi amor y todo mi conocimiento. Quiero que encuentren a Dios justo donde están y se sientan amados por él, sin importar sus circunstancias. Quiero que sepan que son amados y que Dios está de su lado”.

Read this article in English! (Versión en ingles)