Share this story

Home School

Enseñanza en el Hogar 101

Para padres que no acostumbran a hacerlo

Cuando enseñe en casa, tendrá más éxito si abandona la idea de replicar un día escolar regular y, en cambio, crea una rutina fácil de aprender. Imagine el día en bloques, divididos por las comidas que crean descansos naturales. Las comidas podrían ser las anclas unidas al reloj, ya que establecer un horario designado para el desayuno, el almuerzo y la cena puede ayudar a controlar las expectativas de los niños. Las actividades intermedias pueden ser fluidas para reflejar la cantidad variable de tiempo que los niños necesitan para lograr los objetivos del día. (Nota: los educadores en el hogar con experiencia dicen que la cocina debe estar “cerrada” entre las comidas, para evitar los aperitivos constantes que no son saludables y pueden ser costosos).

¡A despertarse y a trabajar!

Si bien no tiene que poner la alarma para comenzar temprano como lo haría para un día escolar típico, establezca una rutina eligiendo un horario regular para comenzar el día. Los estudiantes atletas pueden comenzar con un entrenamiento corto. Las tareas de la mañana incluyen hacer camas, recoger ropa, cepillarse los dientes y vestirse para el día. Los niños también pueden ayudar al hogar doblando la ropa, vaciando el lavavajillas y paseando al perro.

Desayuno y planificación

Ya sea que el desayuno sea una comida comunitaria preparada por la madre u otro miembro de la familia, o si todos preparan la suya, comience la rutina sentándose juntos para rezar, comer y planificar el día. Imagínese esto como una “reunión de equipo” en la que se establece el plan de juego. Cada niño debe abandonar la mesa con una lista de tareas que deben llevarse a cabo durante el día, así como una revisión de las tareas a más largo plazo en las que se podría trabajar, pero no completar. Cuando se limpian los platos y la mesa está limpia, es hora de comenzar la escuela.

Trabajo escolar flexible por la mañana

Los estudiantes en los grados quinto a octavo son capaces de una buena cantidad de aprendizaje autodirigido, especialmente en cursos basados en literatura. Para las tareas que implican la lectura de libros de texto o novelas, es posible que solo necesiten unos minutos con un padre para recibir instrucciones. Dependiendo de la cantidad de niños que participan en la escuela en casa, los padres pueden decidir pasar bloques de tiempo con cada uno individualmente durante el día, trabajando en varios temas durante su tiempo individual. Además, dado que varios niños en el hogar pueden compartir una computadora, el día puede ser diferente para cada niño: uno puede estar trabajando en
el trabajo escolar por la mañana mientras otro disfruta del tiempo de juego hasta que la computadora portátil esté libre.

Participar en el aprendizaje en línea

Durante esta crisis de salud pública sin precedentes, las escuelas se han unido para ofrecer planes de continuidad y oportunidades de aprendizaje en línea para los estudiantes. Muchos maestros envían correos electrónicos diarios con tareas que deben entregarse en línea. Ya sea que se unan a una clase de Facebook Live o vean una lección previamente grabada y publicada en YouTube, es probable que los estudiantes se involucren con la tecnología para las grandes porciones del día. Por esta razón, es aún
más importante que los niños disfruten de recreación sin tecnología cuando terminen sus tareas escolares.

Tiempo de juego, ejercicio, juegos, música y más

El día escolar en casa termina mucho antes que un día escolar típico, ya que trabajar
independientemente en las tareas lleva menos tiempo sin los elementos de estructura que requiere un día escolar. ¿El resultado? Puede anunciar que “¡se acabó la clase!” justo a tiempo para el almuerzo, dejando la tarde abierta para juegos libres, juegos de mesa, ejercicio, practicar un instrumento o participar en un pasatiempo. Tenga en cuenta que los estudiantes de quinto a octavo grado son criaturas extremadamente sociales que necesitan mantenerse al día con sus amigos a través de mensajes de texto, llamadas y redes sociales. Tener tiempo para esto es un gran incentivo para una mañana productiva de trabajo escolar.

Read this article in English! (Versión en ingles)