Share this story

Consejos para evitar peleas de comida en la mesa familiar

By Sheri Wohlfert | Imagen de Niño Por Getty Images / Colorfuel Studio | Imagen de Comida Por Getty Images / moonery

Consejos para evitar peleas de comida en la mesa familiar

La comida se menciona más de 1.200 veces en las Sagradas Escrituras; además, comer es algo que hacemos de 20 a 30 veces por semana. ¡Tiene sentido, entonces, que invirtamos mucho tiempo, energía y frustración en alimentar a nuestros hijos! Si la mesa puede ser un campo de batalla en tu casa, aquí tienes algunas ideas que te ayudarán a ganar la guerra.

Declara la verdad y respira.

Nuestros hijos son amados ferozmente por su Padre celestial. Su amor, cuidado y protección por ellos excede al nuestro. El Dios que los diseñó de manera maravillosa y perfecta ya consideró sus apetitos cambiantes, los problemas con la textura de los vegetales y sus preferencias personales. No dejaría que el niño que adora se muera de hambre, debido a problemas con la fuente de alimentación.

Ora primero.

Comience cada comida bendiciendo los alimentos. Al convertir esto en un hábito, estamos invocando a Dios Creador y confiando en él para nutrir y cuidar a los cuerpos reunidos alrededor de la mesa. Cuando oramos juntos antes de las comidas, estamos reconociendo que Dios es más grande que las asignaciones diarias recomendadas y, como padres, le pedimos de manera especial que traiga paz y salud a través de la comida que nuestros hijos reciben en sus estómagos.

Otro intento.

Los expertos dicen que es posible que sea necesario introducir un alimento nuevo hasta 12 veces antes de que un niño lo acepte. La paciencia es una virtud, especialmente cuando se trata de ganar las batallas por la comida. Los niños necesitan tocarlo, olerlo y mordisquearlo antes de que se vuelva lo suficientemente familiar como para comerlo. No le dé mucha importancia; es solo comida y hacer las paces con ella desde el principio resuelve una gran cantidad de problemas alimentarios en el futuro. Dales opciones y déjalos explorar.

Cámbialo.

No sirvas lo mismo todos los días; todos anhelamos variedad. Cambia el color, forma y sabor de los alimentos que se sirven en las comidas. Idealmente, pon cuatro cosas en un plato y asegúrate de que dos de ellas sean las favoritas de la familia. Los cambios ayudan a evitar que los niños coman solo dos o tres cosas diferentes.

El tiempo de la mesa es importante.

Recuerda, tu cocina no es un comedor. Si los niños no comen lo que se sirve, simplemente coloca el plato en el refrigerador hasta que tengan apetito; pero deben permanecer sentados a la mesa y disfrutar de la conversación, incluso si no tienen hambre. No se ofrece ningún otro alimento hasta que se coman toda la comida de su plato. A veces, los niños simplemente no están hambrientos a la hora de comer, así que, si se comen el mismo plato más tarde, quedará claro si el rechazo fue por inapetencia o un intento de llegar a ti con esas palabras que llaman la atención: “No me gusta”. ¡Quédate con el plato!

Días, no comidas.

Observa lo que come tu hijo en el transcurso de unos días y no solo unas pocas comidas. Es común que los niños coman mucho más en algunos días y muy poco en otros. Observa el promedio y asegúrate de que estén bebiendo agua, en lugar de más leche y jugo entre comidas.

Comprar y modelar

Los niños que ayudan a comprar y preparar las comidas se comportan y comen mejor. Los que ven a sus padres comer tranquila y saludablemente, tratarán de imitar ese comportamiento. Si tu hijo come escasamente algunos días, asegúrate de que lo que coma sea de buena calidad y rico en nutrientes. Si no quieres que tu hijo coma algo, no lo compres. Si la guerra es entre las judías verdes y Oreos, no compres estas últimas.


Sheri Wohlfert es maestra de escuela católica, oradora, escritora y fundadora de Joyful Words Ministries. Sheri escribe un blog en www.joyfulwords.org.