Share this story

stewardship

Buena administración de los dones de Dios en tiempos de crisis

Los buenos administradores reconocen las bendiciones de Dios en sus vidas. En agradecimiento, los buenos administradores desean poner al servicio de Dios y de los demás tanto como les sea posible. Ofrecen un sacrificio de alabanza a Dios a través del don de su tiempo, talento y tesoro al servicio de Dios y del prójimo, y a su vez, Dios derrama bendiciones sobre ellos. “Den, y les será dado; medida buena, apretada, remecida y rebosante, vaciarán en sus regazos. Porque con la medida con que midan, se les volverá a medir”. (Lucas 6:38) Esa es la experiencia de los buenos administradores.
 
Debemos aprender a dar lo mejor que tenemos a Dios y a los demás. ¿Por qué? No es solo porque Dios promete grandes bendiciones cuando lo hacemos, sino porque el significado de nuestras vidas se encuentra en llegar a ser como Jesús. Jesús dio su mejor tiempo, talento y tesoro a su Padre y a todos los que sirvió. Regalaba todo lo que tenía, incluso su propio cuerpo y sangre en sacrificio por nuestros pecados. ¿Cómo podemos dar así? Solo por la gracia de Dios.

Demos a Dios nuestro mejor tiempo.

Cuando oramos, a menudo le damos a Dios el tiempo restante. Trabajamos duro, volvemos a casa y nos involucramos con eventos familiares o nuestras propias actividades, y si hay un poco de tiempo antes de dormir, podríamos decir una oración. Eso es lo que yo llamo tiempo sobrante. Es poner a Dios último en la lista. ¡Dios debería ser el primero! Entonces, una buena administración del tiempo significa dar el mejor momento de nuestro día a Dios y a los demás.

Sugerencia: Haga una cita con Dios todos los días, ¡tal como lo haría con el médico! Es mucho más fácil mantener una cita cuando la tenemos escrita.

Demos a Dios y a los demás nuestros mejores talentos.

A menudo, el primer paso para hacerlo es descubrir los dones que tenemos y ser lo suficientemente valientes como para usarlos. Necesitamos confiar en lo que otros nos dicen sobre nuestros dones. A veces, otros pueden reconocer nuestros dones mejor que nosotros. Jesús dijo: “Ustedes son la luz del mundo”. (Mateo 5:14) No debemos ocultar nuestra luz debajo de una canasta.

Sugerencia: Haga una lista de las cosas que hace bien o los regalos que tiene, y luego pídale a alguien cercano que haga lo mismo. Ofrézcase al servicio de su parroquia u organización benéfica local en función de los regalos que haya identificado.

Demos a Dios nuestro mejor tesoro.

Mientras Jesús veía a las personas dar dinero en el área del templo, algunos se maravillaban de lo mucho que daban los ricos. ¡Jesús vio a una viuda poner dos monedas pequeñas en la colección y les dijo a sus discípulos que ella había dado más que todo lo demás! “Porque todos ellos echaron en la ofrenda de lo que les sobra, pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para vivir”. (Lucas 21:1-4) Nuevamente, podemos darle a Dios el dinero que sobra. Podemos “dar propina” a Dios, o a los pobres en nuestro medio. El buen administrador le da a Dios los primeros frutos de la cosecha.

Sugerencia: Piensa y reza profundamente sobre el sacrificio de Jesucristo y rézale por la gracia de hacer un sacrificio que se parezca al suyo. La única forma de comenzar a dar es hacerlo.

Oración del buen administrador

Querido Padre, rezo con un corazón agradecido. Me has bendecido de muchas maneras. Gracias por el tiempo que tengo ahora para rezarte. Gracias por el regalo de tiempo que puedo pasar con familiares y amigos, vecinos y desconocidos. Gracias por el regalo de estar vivo en este mundo y por la promesa de la vida eterna a través de Jesucristo.

Ayúdame, Padre, a usar sabiamente el tiempo, los talentos y el tesoro que me has dado.
Concédeme un corazón generoso cuando rezo y pido que se haga tu voluntad en mi vida. Permíteme rendirme a ti como lo hizo Jesús. Concédeme la valentía para usar los dones y talentos que me has dado para la construcción del reino en la tierra. Ayúdame a no centrarme en mí y a servirte con generosidad. Que no busque reconocimiento o estatus en mi comunidad, sino solo servirle bien.

Pido esto en el nombre de Jesús. Amén

Read this article in English! (Versión en ingles)