Share this story


By Douglas Culp

¿SON TODAS LAS RELIGIONES SIMPLEMENTE DIFERENTES CAMINOS AL MISMO DIOS?

En su obra The World's Religions, el autor Huston Smith destaca a un santo hindú del siglo XIX, Ramakrishna, como una ilustración de la convicción de que las diversas religiones principales son caminos alternativos hacia el mismo objetivo. Ramakrishna, después de experimentar cada una de las religiones principales, llegó a la conclusión de que existía una unidad esencial entre ellas. Él escribió: “Dios ha hecho diferentes religiones para adaptarse a diferentes aspiraciones, tiempos y países. Todas las doctrinas son solo mochos caminos; pero un camino no es, de ninguna manera, el mismo Dios”. Una versión más contemporánea de este argumento es la siguiente: todas las religiones son como los rayos de una rueda que terminan en el mismo centro. La pregunta, por supuesto, es ¿si esto puede ser correcto?

UN REGRESO A LA SABIDURÍA ANTIGUA

Pasemos a la ley de Aristóteles de la no contradicción en nuestra consideración de la validez del universalismo, o la salvación universal. Esta ley establece que las afirmaciones de verdad opuestas no pueden ser verdaderas, y sigue siendo instructiva a medida que exploramos el argumento de que todas las religiones son, en última instancia, caminos diferentes hacia el mismo Dios.

La realidad es que cada religión hace afirmaciones de verdad absoluta acerca de Dios. Por ejemplo, los católicos y otros cristianos declaran que Dios es una comunión trinitaria del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. El Islam sostiene que Dios es simplemente uno. El hinduismo reconoce la existencia de cientos de deidades, mientras que el budismo parece no tener una creencia en Dios, al menos un Dios personal.

En términos de lógica, podemos afirmar la validez de esta diversidad de afirmaciones de verdad absoluta sobre Dios desde un punto de vista subjetivo. No hay razón para dudar de la seriedad de las creencias de los fieles de cada religión. Sin embargo, la ley de la no contradicción parece descartar la posibilidad de que el entendimiento de Dios de cada religión sea igualmente válido y verdadero desde un punto de vista objetivo.

Esto parece sugerir que todas las religiones no conducen en última instancia al mismo Dios, ya que todas las religiones no creen en el mismo Dios. La excepción a esto podría ser si todas las religiones están igualmente equivocadas acerca de quién es Dios. Esto, por supuesto, significaría que todas las religiones son igualmente inválidas y falsas, lo que en última instancia socava a todas las religiones, ya que se basan precisamente en sus afirmaciones de verdad absoluta.

¿QuÉ es lo que Dice la iglesia?

El 28 de octubre de 1965, el Papa San Pablo VI emitió el documento del Vaticano II titulado, Declaración Sobre la Relación de la Iglesia con las Religiones no Cristianas (Nostra Aetate). El documento identifica el deseo y la búsqueda de Dios como uno de los principales factores que contribuyen a la unidad de todos los pueblos. También reconoce las maneras en que otras religiones han entendido a Dios y la relación de la humanidad con Dios.

Más significativamente, Nostra Aetate afirma: “La Iglesia católica no rechaza nada de lo que en estas religiones hay de santo y verdadero. Considera con sincero respeto los modos de obrar y de vivir, los preceptos y doctrinas que, por más que discrepen en mucho de lo que ella profesa y enseña, no pocas veces reflejan un destello de aquella Verdad que ilumina a todos los hombres”.

Al mismo tiempo, el documento deja en claro que la Iglesia “proclama, y siempre debe proclamar, a Cristo ‘el camino, la verdad y la vida’ (Jn 14:6), en quienes [todos] pueden encontrar la plenitud de la vida religiosa, en quien Dios ha reconciliado todas las cosas consigo mismo”.

Los católicos están llamados a afirmar y celebrar la verdad donde sea que se encuentre. Sin embargo, esto no es lo mismo que declarar que todas las religiones son caminos diferentes hacia el mismo Dios. La Iglesia sostiene que la verdad absoluta afirma que la plenitud de la verdad reside en la fe católica, porque la verdad es una persona, Jesucristo, y la Iglesia es su cuerpo.

PARA CONCLUIR

Es cierto que todas las religiones principales comparten algunas cosas en común: una tradición de sabiduría, una versión de la Regla de Oro y artículos de fe. Sin embargo, como señala Huston Smith en su capítulo final, una vez que se mueve más allá de tan vagas generalidades, uno descubre que las religiones difieren mucho en lo que se considera esencial. Él mira a los cismas entre el hinduismo y el budismo; entre judaísmo, cristianismo e islamismo; y dentro del cristianismo mismo para subrayar ese punto.

El argumento de que todas las religiones son caminos diferentes hacia el mismo Dios apela a nuestro deseo de unidad. Sin embargo, el precio de tal creencia es doble. Primero, uno debe ignorar las diferencias reales entre las religiones en cuestiones esenciales. Esta es una forma de minimización que se niega a tomar en serio las creencias religiosas en nombre de una unidad falsa. Segundo, uno realmente debe deslegitimar la religión por completo, aunque en nombre de respetar todas las religiones, declarando que todas las afirmaciones de verdad absoluta de la religión son simplemente relativas. Con esto, se abandona la ardua búsqueda de la verdad genuina.


Para Reflexionar

Considere leer en oración el siguiente pasaje de las Escrituras:

No se turbe su corazón; crean en Dios, crean también en Mí. En la casa de Mi Padre hay muchas moradas; si no fuera así, se lo hubiera dicho; porque voy a preparar un lugar para ustedes. Y si me voy y les preparo un lugar, vendré otra vez y los tomaré adonde Yo voy; para que donde Yo esté, allí estén ustedes también. Y conocen el camino adónde voy. “Señor, si no sabemos adónde vas, ¿cómo vamos a conocer el camino?” Le dijo Tomás. Jesús le dijo: “Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por Mí. Si ustedes Me hubieran conocido, también hubieran conocido a Mi Padre; desde ahora Lo conocen y Lo han visto”. (Jn 14:1-7)


Preguntas para reflexionar:

1. Reflexiona por unos momentos sobre este pasaje. ¿Cuál es su reacción a esto?

2. ¿Qué sugiere este pasaje sobre la afirmación de que todas las religiones son caminos hacia el mismo Dios? ¿Se puede conciliar el pasaje con la afirmación? ¿Por qué sí o por qué no?

3. ¿Cómo podría ayudarle este pasaje a discutir las relaciones entre las religiones y con Dios?


PRUEBA

¿Quién dijo el siguiente?

“No es ni una cultura de confrontación ni una cultura de conflicto la que construya armonía dentro y entre los pueblos, sino más bien una cultura de encuentro y una cultura de diálogo; Este es el único camino a la paz”.

A)  Papa Pablo VI

B)  San Juan Pablo II

C)  Papa Francisco

D)  Papa Benedicto XVI

 

 

Respuesta: C) Papa Francisco

Read this story in English! (Versión en Ingles)

Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.