Share this story

¿Quiénes eran los centuriones mencionados en los Evangelios?

By Doug Culp | Imagen de Getty Images./ZU_09

¿Quiénes eran los centuriones mencionados en los Evangelios?

Teología 101 continúa su búsqueda para descubrir el detrás de escena de algunas figuras prominentes, grupos y eventos a los que hace referencia el Nuevo Testamento. El objetivo es proporcionar un mayor contexto sobre el suceso de la salvación que la Escritura nos comunica.

Al entrar Jesús en Cafarnaún, se le acercó un capitán de la guardia, suplicándole lo siguiente: “Señor, mi muchacho está en cama, totalmente paralizado, y sufre terriblemente”. Jesús le dijo: “Yo iré a sanarlo”. El capitán contestó: “Señor, ¿quién soy yo para que entres en mi casa? Di no más una palabra y mi sirviente sanará. Pues yo, que no soy más que un capitán, tengo soldados a mis órdenes, y cuando le digo a uno: Vete, él se va; y si le digo a otro: Ven, él viene; y si ordeno a mi sirviente: Haz tal cosa, él la hace”.

Jesús se quedó admirado al oír esto y dijo a los que le seguían: “Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe”. Luego, Jesús dijo al capitán: “Vete a casa, hágase todo como has creído”. Y en ese mismo momento el muchacho quedó sano. (Mt 8, 5-10; 13)

Una cotización llena de energía

Las palabras del centurión, en respuesta a la voluntad de Jesús de visitar su hogar y sanar a su siervo, deberían sonarnos familiares. Son las mismas que resonamos en cada Misa, a manera de réplica a la invitación del celebrante a contemplar y recibir el Cordero de Dios. La razón de esto es clara. Las palabras del centurión equivalen a una poderosa declaración de su fe en Jesús, la cual Él reconoció que no se parecía a ninguna en todo Israel. Fue una fe que condujo directamente a la sanación del siervo del centurión y conducirá a nuestra propia sanación en la Eucaristía, cuando seamos capaces de expresar estas palabras con la convicción de él.

Curiosamente, este centurión no era romano. Sirvió en el ejército de Herodes Antipas, cuyo ejército probablemente estaba organizado como uno auxiliar romano. Por supuesto, este no es el único centurión que encontramos en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, uno supervisó la ejecución de Jesús en la cruz. Otro salvó al apóstol Pablo de la muerte a manos de sus guardias romanos, después de un naufragio. Entonces, ¿qué sabemos sobre los centuriones?

El rango de centurión

La Enciclopedia Católica remonta la tradición del centurión al comienzo del ejército romano. En el siglo VIII a.C., se dice que Rómulo, el legendario fundador de Roma que mató a su hermano gemelo Rémulo, dirigió a 3.000 hombres y 30 centuriones.

Cada centurión comandaba 100 soldados, de ahí el nombre del rango. Otros argumentan que el ejército romano adoptó el rango de un rey etrusco de Roma, en algún momento entre 579 y 534 a.C. Era un rango reservado para los soldados más valientes, ya que los centuriones debían dirigir a sus tropas a la batalla desde el frente de las líneas. Con el tiempo, el ejército romano desarrolló legiones de 6.000 soldados divididos en 10 cohortes de seis centuria (100 hombres), cada una de las cuales estaba comandada por un centurión.

Los centuriones también se encargaban de entrenar, asignar y disciplinar a sus tropas. Escoltaban a los prisioneros y mantenían las líneas de suministro. Aparentemente, fueron compensados bastante bien. Tenían derecho a una mayor proporción del botín y ganaban entre cinco a 15 veces la paga de los soldados corrientes.

No todos los centuriones fueron creados iguales

Aunque la organización del ejército romano varió con el tiempo, en el siglo I a.C., una legión romana consistía en 10 cohortes. Cada uno tenía seis centuriae de 100 soldados. Estas seis centuriae se formaron en tres pares. A cada par se le llamaba manípulo.

Los centuriones se clasificaron según el nivel de experiencia de las tropas que comandaban y, lo que es más importante, su propio nivel de experiencia. El centurión más experimentado en un manípulo conduciría la centuria derecha de dicho manípulo. Este centurión (centurio anterior) estaba clasificado más alto que el centurión (centurio posterior) de la centuria izquierda del manípulo. A continuación, los centuriones se clasificaban según la posición de su manípulo dentro de la cohorte. El centurión anterior del primer manípulo (triarii) ocupó un lugar más alto que el centurión anterior del segundo manípulo (principes). Finalmente, el centurión fue clasificado de acuerdo con la posición de su cohorte dentro de la legión. El centurión anterior de los triarii de la primera cohorte fue considerado el principal o primipulus. Este se encargaba de cuidar el águila de la legión, asistir a los consejos de guerra y asumir el mando de la legión, en ausencia de un oficial superior.

En cierre

Los centuriones eran generalmente conocidos por su valentía en la batalla. Sin embargo, estos podrían ser disciplinarios brutales, y hay relatos de su susceptibilidad al soborno y otras formas de corrupción. Sin embargo, los Evangelios muestran a algunos que también dan testimonio de la verdad de Jesucristo y modelan la fe para la Iglesia. Porque incluso el centurión que supervisó la crucifixión declaró que Jesús era el Hijo de Dios:

“Al mismo tiempo el capitán romano que estaba frente a Jesús, al ver cómo había expirado, dijo: ‘Verdaderamente este hombre era hijo de Dios’”. (Mc 15, 39)  

Fuentes:

https://www.newadvent.org/cathen/03535a.htm

https://www.worldhistory.org/Centurion/

https://www.britannica.com/topic/centurion-Roman-military-officer


¿Sabía que...?

La insignia del rango centurión era un bastón de rama de vid. Este se doblaba como el que utilizaba para castigar a sus soldados.

Una pregunta sobre la Biblia

El primer gentil admitido en la Iglesia, durante la misión inaugural de Pedro a los gentiles, fue un centurión de una cohorte italiana (1/10 de una legión romana). ¿Cómo se llamaba?

A. Poncio Pilato

B. Tito

C. Cornelio

D. Bernabé

Respuesta: C – Cornelio. Vea Hechos 10 para toda la historia de la visión de Cornelio y el posterior bautismo de Pedro.


Doug Culp es el CAO y secretario de vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de Catholic Theological Union, en Chicago.