Share this story


By Doug Culp

La restauración del matrimonio

<p><span style="font-size: 13.008px;">En octubre de 2014 y octubre de 2015, los sínodos sobre la familia han reflexionado muy oportunamente sobre la vocación y la misión de ésta, tanto en la Iglesia como en el mundo moderno. Teología 101 continúa explorando la enseñanza de la Iglesia sobre muchos de los temas abordados por los dos sínodos.</span></p><h2>El Reino del Cielo</h2>
<p>En la última columna que trató sobre el don de los hijos, comenzamos con una referencia al primer párrafo del prólogo del Catecismo de la Iglesia Católica (CIC), el cual explica que la persona humana ha sido creada libremente por Dios para compartir la vida eterna en comunión con Él. Otro nombre para este estado de comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo es el Reino de los Cielos.</p>
<p>Jesús habla de este Reino de los Cielos en muchas de sus parábolas. Por ejemplo, según el Evangelio de Mateo, el Reino es como la levadura que hace que toda la masa suba (13:33); como un tesoro escondido en un campo (13:44); al igual que la búsqueda de una perla fina (13:45); como el buen trigo que crece entre las malezas (13:30); y como una semilla de mostaza (13:31). En el principio, cada una de estas cosas está oculta a la vista, pero cuando se revelan en su totalidad son vistas como abundantes y de inmenso valor.</p>
<p>También aprendemos de estas imágenes que hay que hacer algo con el fin de facilitar el brotamiento de este Reino. La levadura debe ser amasada en la masa; el tesoro escondido y la perla fina deben ser descubiertas; y la semilla debe estar sembrada.</p>
<p>Por otra parte, el Reino no florece al instante. Se revela en el tiempo. La semilla produce primero un tallo, luego la espiga y finalmente el trigo maduro en la mazorca. (Mc 04:28)</p>
<p>También se requiere un compromiso total de nuestra parte. Nosotros, también, debemos ir a vender todo para comprar el campo donde está el tesoro o para comprar la perla. Hemos de eliminar de nuestras vidas cada mala hierba que separa y oscurece nuestra visión del buen trigo.</p>
<p>Los Evangelios hacen esto más claro, incluso en la historia del joven rico: "Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y dáselo a los pobres, y tendrás un tesoro en los cielos; ven y sígame, sé Mi discípulo”. (Mt 19:21) También se podría examinar los pasajes sobre el costo del discipulado que se encuentra en Mateo 10: 37-39 y 16: 24-25.</p>
<p>En resumen, todas estas parábolas parecen describir las condiciones necesarias para una fructífera relación: una presuposición de que la relación es posible; una disposición a entrar en una relación; cuidado; atención; compromiso; trabajo duro y paciencia. Y esto tiene sentido, ya que es una relación con Dios, que es comunión Trinitaria, a la que estamos llamados.</p>
<h2>El regreso al jardín</h2>
<p>La historia del Jardín del Edén representa un momento en que los seres humanos vivían en armonía, o un estado de comunión, con Dios y con los demás. De hecho, se nos dice que Dios creó al hombre y la mujer, precisamente, uno para el otro. Como seres hechos por el Amor para amar, nuestros primeros padres disfrutaron de una existencia ausente de la necesidad y del miedo. Ellos comparten por completo en la sobreabundancia del amor de Dios por la humanidad y el mundo.</p>
<p>Sin embargo, nuestros primeros padres también fueron susceptibles al nacimiento de un entendimiento desordenado de sí mismos porque los seres hechos para el amor verdadero también deben poseer una voluntad libre. Sin el libre albedrío, el amor, que se entrega libremente, simplemente no es posible. En consecuencia, el estado de comunión que nuestros primeros padres gozaron en el jardín requirió su consentimiento intencional y continuo. Tuvieron que elegir y decir "¡Sí!" a esta comunión de su propio amor a Dios.</p>
<p>Naturalmente, esto significaba que también podían decir "¡No!" Fue esta posibilidad la que la serpiente aprovecho en la narración. Como sabemos, el hombre y la mujer cayeron víctimas de la serpiente que insinuó que había de alguna manera una falta en su relación con Dios. La serpiente les convenció con éxito que no vivían en armonía con su destino, pero "afortunadamente" había algo que podían hacer al respecto.</p>
<p>Esta nueva necesidad o percepción de escasez lo que condujo a nuestros primeros padres a un acto de desobediencia. En el momento en que comieron del fruto del árbol del conocimiento del bien y el mal, la comunión con Dios y entre sí se rompió. En lugar de ser una misma mente, amor, corazón y pensamiento con Dios, (cf. Flp 2, 3) nuestros primeros padres decidieron encargarse del asunto con el fin de "llenarse" con lo que les faltaba.</p>
<p>Debido a su "¡No!" a la comunión con Dios, la mujer y el hombre de repente se sintieron como si estuvieran separados de Dios, tomaron conciencia de que les faltaba la relación correcta, o comunión con Dios. Lejos de disfrutar una plenitud de vida, pasaron de un estado de abundancia a una existencia de carencia, "la discordia, un espíritu de dominación, la infidelidad, los celos y los conflictos" (CIC 1606) podrían plagar la relación entre los cónyuges.</p>
<h2>La restauración</h2>
<p>La palabra “salvación” viene del latín "salvare", que significa "sanar, hacer entero". Y en pocas palabras, Jesús vino a cumplir el plan de comunión que el Padre había establecido desde el principio. Jesús, como el corazón de esta comunión, se convirtió en la salvación de la humanidad, para que todos sean uno en Dios.</p>
<p>¿Cómo hizo esto? Se hizo obediente, de nuevo hasta la muerte. Ahora la obediencia tiene una mala reputación en estos días. Especialmente parece que tenemos un problema real con cualquier cosa que huela a la autoridad religiosa. Sin embargo, la palabra “obediencia” viene de la palabra latina “obedire”, que tiene como uno de sus significados "escuchar". Y esto es exactamente lo que la Palabra de Dios hizo en términos de la voluntad del Padre.</p>
<p>Por ejemplo, si sólo nos fijamos en lo que Jesús enseñó, podemos aprender que él enseñó solamente lo que oyó del Padre en perfecta conformidad con la voluntad del Padre.</p>
<p>“… pero Aquél que Me envió es veraz; y Yo, las cosas que oí de Él, éstas digo al mundo.” (Jn 8:26) Por eso Jesús les dijo: ‘Cuando ustedes levanten al Hijo del Hombre, entonces sabrán que Yo soy y que no hago nada por Mi cuenta, sino que hablo estas cosas como el Padre Me enseñó”. (Jn 8:28)</p>
<p>El Nuevo Testamento ofrece muchos otros ejemplos de esta misma verdad, pero el punto es que Jesús estaba y está en perfecta comunión con el Padre y el Espíritu: con una misma mente, con el mismo amor, unidos en el corazón, pensando en una sola cosa. (Cf. Fil 2: 2) Él no rompería esta comunión por nada. Y la esencia o la vivencia de esta comunión consistía en su obediencia a la voluntad del Padre.</p>
<p>¡Ahora, es porque Jesucristo nunca rompió la comunión con el Padre que fue revelado no sólo como el Hijo de Dios, sino como la revelación perfecta de la mente, el amor, el corazón y el pensamiento del Padre, del Dios Trino a la humanidad! Por lo tanto, Cristo es la Verdad de Dios como comunión y como el destino de la humanidad. Cristo es el único camino en esta comunión. Y en esta comunión con Cristo está la única vida auténtica porque hemos sido hechos para estar en comunión.</p>
<p>¿Y qué enseñó Jesús sobre el matrimonio? Reafirmó la verdad de la indisolubilidad del matrimonio constituido como la unión entre un hombre y una mujer. Proporcionó el camino hacia la comunión entre los cónyuges y Dios al elevar el matrimonio a un sacramento. Por último, derramó su Espíritu vivificante por lo que el sacramento del matrimonio podría significar la unión de Cristo y de la Iglesia, su cuerpo; de modo que los cónyuges reciben "la gracia de amarse con el amor con que Cristo amó a su Iglesia" y con el que se ha perfeccionado el amor humano de los esposos, la indisoluble unidad se fortalece, y los cónyuges son santificados en su camino hacia vida eterna. (Cf. CIC 1661)</p>
<h2>¿SABIAS QUE…?</h2>
<p>Cristo vive y actúa en y con su Iglesia a través de los sacramentos.</p>
<p>Los sacramentos comunican la gracia de Cristo.</p>
<p>Los sacramentos son acciones del Espíritu Santo que actúa en el cuerpo de Cristo, la Iglesia.</p>
<p>Los sacramentos manifiestan y comunican a los hombres el misterio de la comunión con Dios que es amor.</p>
<h2>Pregunta sobre el catecismo </h2>
<p>La vocación y la misión de la familia en ambas, en la Iglesia y en el mundo moderno, están al centro de los dos Sínodos de Obispos. Pruebe su propio conocimiento de la enseñanza de la Iglesia sobre la familia, respondiendo a lo siguiente:</p>
<p>¿Cuál de las siguientes requisitos son verdaderos para un matrimonio sacramental?</p>
<p>A. Los contrayentes deben ser una mujer bautizada y un hombre bautizado.</p>
<p>B. Ambos contrayentes deben estar libres para contraer el matrimonio.</p>
<p>C. Ambos contrayentes deben expresar su consentimiento libremente.</p>
<p>D. solamente a y c </p>
<p>E. solamente b y c</p>
<p>F. a, b y c</p>
<p>G. ninguna de las anteriores</p>
<p>Respuesta: (f) Los contrayentes deben ser una mujer bautizada y un hombre bautizado, que son libres para contraer matrimonio y que expresan libremente su consentimiento. (CIC 1625)</p>
<p><em>Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.</em></p>