Share this story


By Doug Culp

LA EUCARISTÍA y la ADORACIÓN

En una columna anterior observamos que la fe viene del oír, y por eso la Iglesia debe anunciar la palabra de Dios en todas partes para que la palabra despierte aquella palabra que cae en buena tierra. Por supuesto, el objetivo de la evangelización de la Iglesia es provocar la respuesta de la fe. Una forma de escuchar y discernir la verdadera palabra de Dios es en la adoración eucarística.

¿Qué tiene que ver la fe con eso?

El catecismo enumera la fe como una de las tres virtudes teologales (la esperanza y la caridad son las otras dos). Las virtudes teologales son dones gratuitos de Dios. Su propósito es adaptar nuestras facultades para participar en la naturaleza divina. Nos disponen a vivir en relación con la Santísima Trinidad; es decir, nos permiten vivir esa comunión a la que estamos destinados.

Específicamente, la virtud teológica de la fe es la virtud por la que creemos en Dios, en todo lo que él ha dicho y revelado y en todo lo que la santa Iglesia propone para nuestra fe. La fe es la virtud por la cual podemos conocer y reconocer la Verdad, que es una Persona, Jesucristo.

La Carta a los Hebreos (11,1) describe la fe como "la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve". Un par de versículos más tarde, en 11,3, esta misma carta dice: "lo que se ve no fue hecho de cosas visibles". Todo esto sugiere que la fe nos permite ver más allá de lo visible y lo invisible para que lo invisible se haga visible.

Y sabemos esto, ¿verdad? Cualquiera que alguna vez haya tenido una idea o un sueño (me atrevo a decir que cualquiera que haya discernido su vocación clara y específicamente) lo comprende. Por ejemplo, cuando alguien tiene una idea para un negocio, al principio es invisible para los demás. Solo la persona con la idea puede "ver" la realidad del negocio. Si la persona actúa sobre la idea, perseverando ante las dudas y los obstáculos porque cree con tanta fuerza en la idea, entonces aquello que comenzó como una visión invisible se convertirá en una realidad visible. En el camino, es la fe de la persona en la idea lo único que proporciona la evidencia de la existencia de la idea.

Ahora bien, ¿qué promete la fe en Cristo? Pide y se te dará; Busca y encontrarás; golpea y se te abrirá. Si solo tenemos fe del tamaño de una semilla de mostaza, podemos ordenar que las montañas caigan al mar. La fe en Cristo hace que los ciegos vean, los hambrientos coman, los cojos anden, los muertos resuciten y los mares se calmen. Con fe, Jesús nos asegura que “las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concedidas”. (Mc 11,24)

Suena bastante bien, ¿verdad? Bueno, hay un problema. Es posible para nosotros poner nuestra fe en aquello que contradice la Verdad porque también se nos ha dado el don del libre albedrío. Y la realidad de nuestro mundo caído hace posible que podamos confundir la falsedad con la verdad. Cuando esto sucede, ya no estamos hablando de la virtud teológica de la fe, sino simplemente de fe. Es más, esta fe en lo que contradice la palabra de Cristo se produce de la misma manera que la fe en la palabra de Cristo: a través del oír.

De ángeles y demonios

Una de las ilustraciones clásicas de esta verdad espiritual es la aparición de un ángel en un hombro y un diablo en el otro hombro de una persona (o personaje de dibujos animados) en el momento de una decisión moral significativa. ¿Qué hacen el ángel y el diablo? Susurran en los oídos de quien toma las decisiones.

Primero debemos escuchar la palabra de Dios antes de que podamos creerla. Pero luego debemos creer en la palabra (manifestada por la obediencia a lo que hemos escuchado) para ver lo que aún no es visible para que se haga visible.

De la misma manera, cuando escuchamos esta "anti-palabra" y creemos en ella (nuevamente, manifestada por nuestra obediencia a lo que hemos escuchado), también llamaremos lo invisible a lo visible, solo que será falso y nos alejará de esa comunión a la que estamos destinados. Lo que está en juego es simplemente así de importante.

PARA UNA REFLEXIÓN ADICIONAL

Considere el siguiente pasaje:

“… se humilló Él mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz. Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le confirió el nombre que es sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesucristo es Señor, para gloria de Dios Padre”.

- FilipEnsES 2,8-11

¿Qué sugiere este pasaje sobre la idoneidad de la adoración al Santísimo Sacramento? ¿Cómo podría este pasaje ayudarlo a explicar por qué los católicos adoran a Cristo en la Eucaristía?

SAN JUAN PABLO II SOBRE LA ADORACIÓN EUCARÍSTICA

“La Iglesia y el mundo tienen una gran necesidad del culto eucarístico. Jesús nos espera en este sacramento del amor. No escatimemos tiempo para ir a encontrarlo en la adoración, en la contemplación llena de fe y abierta a reparar las faltas graves y delitos del mundo. No cese nunca nuestra adoración”.

Fuente: El Catecismo de la Iglesia Católica (1380)

LA EUCARISTÍA Y LA ADORACIÓN

Si la fe que mueve montañas proviene de escuchar y creer la palabra de Dios, entonces apartar un tiempo con regularidad, una Hora Santa, por ejemplo, para escuchar a Cristo en la adoración eucarística se convierte en una parte fundamental del desarrollo de la fe católica en Cristo y su habilidad para discernir la diferencia entre la palabra y la anti-palabra.

El Catecismo de la Iglesia Católica enseña que Jesucristo está presente en Su Iglesia de muchas maneras: en Su palabra; en la oración de la Iglesia; en los pobres, enfermos y encarcelados; en los sacramentos; en el sacrificio de la Misa y en la persona del ministro. Sin embargo, está más presente en la Eucaristía. Esta presencia comienza en el momento de la consagración y perdura mientras subsistan las especies eucarísticas del pan y del vino.

En su presencia eucarística, Cristo permanece “misteriosamente entre nosotros como el que nos amó y se entregó a sí mismo por nosotros”. La práctica de la adoración del Santísimo Sacramento es una extensión de la adoración ofrecida a la Eucaristía durante la Misa. De hecho, la exposición de la Eucaristía fluye del sacrificio de la Misa misma y es una manera eficaz de profundizar el hambre de comunión con ambos. Cristo y la Iglesia: profundizar el deseo de vivir esa comunión que es tanto nuestra fuente como nuestro destino.

Fuente: El Catecismo de la Iglesia Católica (1373, 1377-78, 1380) y la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (www.usccb.org)


Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de Catholic Theological Union en Chicago.