Share this story

Encountering Jesus in the sacrament of holy orders

By Doug Culp

Encontrando a Jesús en LAS ÓRDENES SAGRADAS

El Papa Benedicto XVI dijo una vez: “... la fe no es una teoría, una filosofía o una idea; es un encuentro. Un encuentro con Jesús”. Es este encuentro con Jesús en los sacramentos el tema central de Teología 101 de este año.

Las órdenes sagradas, o el sacramento del ministerio apostólico, es el acto sacramental que incorpora a un hombre en una de las tres “órdenes” reconocidas: obispo (ordo episcoporum), sacerdote (ordo presbyterorum) o diácono (ordo diaconorum). Es a través de este sacramento que la misión encomendada por Cristo a sus apóstoles continúa ejerciéndose en la Iglesia.

¿QUÉ PASA EN LA ORDENACIÓN?

La ordenación de un obispo, sacerdote o diácono se lleva a cabo dentro de la liturgia eucarística. Su rito esencial consiste en la imposición de manos del obispo y en la oración consagratoria que juntas constituyen el signo visible de la ordenación.

Al igual que el bautismo y la confirmación, la ordenación imprime un “carácter sacramental indeleble” sobre el ordenado que no puede repetirse ni conferirse temporalmente. A través de su ordenación, el receptor está configurado con Cristo para que pueda servir como instrumento de Cristo para su Iglesia.

También hay ritos adicionales que forman una ordenación. Los ritos iniciales consisten en lo siguiente: Presentación y elección del ordenado (candidato a la ordenación), instrucción del obispo, examen del candidato y la Letanía de los Santos. Los ritos atestiguan que la elección del candidato se realiza en acuerdo con la costumbre de la Iglesia y le prepara para la consagración.

Después de la consagración, los ritos simbólicamente expresan y completan el misterio realizado. Para un obispo, hay una unción con el Santo Crisma (una señal del Espíritu Santo quien sólo hará que su ministerio sea fructífero); y la entrega del Libro de los Evangelios (como el signo de su misión apostólica de proclamar la palabra de Dios), el anillo (un signo de su fidelidad a la Iglesia) y la mitra y el báculo (signos de su oficio como pastor del rebaño del Señor).

Para un sacerdote, también hay una unción con el Santo Crisma, más la presentación al sacerdote de la patena y el cáliz, que simboliza “la ofrenda del pueblo santo” que él está llamado a presentar a Dios. Finalmente, está la entrega del Libro de los Evangelios al diácono que acaba de recibir la misión de proclamar el Evangelio de Cristo.

¿QUIÉN PUEDE RECIBIR ESTE SACRAMENTO?

El catecismo enseña: “Sólo un hombre bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación”. (1577) La razón de esto radica en el hecho de que Jesús eligió a hombres como los Doce Apóstoles, y estos apóstoles hicieron lo mismo cuando eligieron a sus sucesores. Hoy, el colegio de obispos continúa haciendo de los Doce Apóstoles una “realidad siempre presente y siempre activa hasta el regreso de Cristo”. La Iglesia se cree obligada a la elección hecha por Jesús, que impide la ordenación de mujeres. Dicho esto, “nadie tiene derecho a recibir el sacramento”. Uno es llamado al sacramento por Dios y “solo se puede recibir como un regalo inmerecido”. (1578)

LOS EFECTOS DEL SACRAMENTO DE las Órdenes sagradas

Por la gracia del Espíritu Santo, el sacramento configura a la persona con Cristo “como Sacerdote, Maestro y Pastor”. (1585) El obispo recibe la gracia de la fortaleza, o “espíritu gobernante”. Esta es la gracia de guiar y defender a la Iglesia con fuerza y prudencia. El catecismo explica que esta gracia “lo impulsa a proclamar el Evangelio a todos, a ser el modelo de este rebaño, a ir delante de él en el camino de la santificación al identificarse en la Eucaristía con Cristo, sacerdote y víctima, sin temor a dar su vida para sus ovejas”. (1586) Para el sacerdote, la ordenación confiere el don espiritual de proclamar el Evangelio, ofrecer dones y sacrificios espirituales, y renovar al pueblo a través del bautismo. El diácono recibe la gracia de estar en el servicio a la liturgia, el Evangelio y las obras de caridad.


lÍnea de tiempo:

Historia del sacramento de las ÓRDENES SAGRADAS

ANTIGUO TESTAMENTO
• Los sacerdotes del Antiguo Pacto tenían deberes dentro de la comunidad relacionados con el culto y la cultura. Cabe destacar Melquisedec ("sacerdote del Dios Altísimo"), rey de Salem, quien trajo pan y vino para Abram. (Gn 14:18).

NUEVO TESTAMENTO
• Jesús establece la Iglesia y sigue siendo su gran sumo sacerdote. (Heb 4:14)
• Llama a los discípulos para que lo sigan, incluyendo a Pedro, la "roca", sobre quien construiría su Iglesia.
• Después de la muerte de Cristo, hay liderazgo colectivo y no hay sacerdocio institucional.
• Santiago y los ancianos (presbyteroi) predican en Jerusalén.
• Timoteo y Tito establecen líderes locales, presbíteros y supervisores (episkopoi).

IGLESIA PRIMITIVA
215 Tradición apostólica
Nota el papel de la comunidad en la selección de líderes y contiene un rito de ordenación con la imposición de manos y oraciones por los dones del Espíritu. Algunas de estas oraciones todavía se usan.

250 Didascalia Apostolorum registra que las mujeres diáconas (ministrae) eran necesarias cuando una mujer iba a ser bautizada. (17)

325 Concilio de Nicea declara que las mujeres no deben ser contadas entre el clero.

404 Papa Inocencio I dice que los sacerdotes y los diáconos deben ser célibes.

DEL SIGLO III AL VII
• Mayor importancia de los presbíteros: Menos asesoría al obispo, asumen el papel de sacerdote como líder de sacrificio y oración, asumen los deberes litúrgicos del obispo en la comunidad local.

DEL SIGLO VIII AL XV
• Énfasis en el poder de los sacerdotes de consagrar el Cuerpo y la Sangre de Cristo y administrar otros sacramentos.
• Las órdenes sagradas son reconocidas como uno de los siete sacramentos.

DEL SIGLO XVI AL XX
Concilio de Trento (1548-1563)

  1. Defiende la existencia del sacerdocio con el poder de consagrar el cuerpo y la sangre de Cristo y perdonar los pecados en el nombre de Cristo.
  2. Confirma las órdenes sagradas como uno de los siete sacramentos.
  3. Requiere celibato.
  4. Confina a los obispos en sus propios territorios.
  5. Manda que los sacerdotes sean educados en seminarios.
  6. Defiende órdenes jerárquicas; los obispos son superiores a los sacerdotes.
  7. Defiende la distinción entre los ordenados y otros bautizados.
  8. Da directivas sobre la prédica y los servicios pastorales.

VATICANO II (1961-1965)

La Constitución Dogmática sobre la Iglesia, el Decreto sobre el Ministerio y la Vida de los Presbíteros y el Decreto sobre el Ministerio Pastoral de los Obispos definen más claramente el papel de obispo, sacerdote y diácono.


SABÍA USTED QUE…

Mientras los sacerdotes en las órdenes religiosas hacen votos, los sacerdotes diocesanos hacen promesas. En particular, prometen vivir una vida célibe y ser obedientes y respetuosos al obispo. La promesa del celibato es realmente hecha por el ordenando en su ordenación diaconal. La promesa de obediencia sigue inmediatamente al rito de examen cuando el ordenando coloca sus manos dentro de las manos del obispo.

Read this article in English! (Versión en ingles)