Share this story

El naranjo de Santo Domingo Sembró las semillas de la fe

By Michelle DiFranco | Fotografía Por Shane Folkertsma | Fondo Por Getty Images/NooMUboN | July August 2022

El naranjo de Santo Domingo Sembró las semillas de la fe

Disfruta de este dulce regalo en su honor

“Debemos sembrar la semilla, no acumularla”. – Santo Domingo

Un viejo naranjo se encuentra encerrado en un patio de Santa Sabina, en el monte Aventino, Roma. Si bien hay algunas versiones de la leyenda sobre este árbol, una es que Santo Domingo plantó la semilla de la que creció y que cada vez que el naranjo produce un nuevo brote con muchos frutos, habría una abundancia y crecimiento correspondientes en la Orden Dominica.

No sé si eso es pura leyenda o un milagro mundano en curso, pero lo que se puede decir es que la Orden Dominica y sus tanto abundantes como hermosos brotes continúan bendiciendo al mundo con los mismos carismas de su fundador, ¡dando frutos aún hoy! Eso en sí mismo es un milagro que nos bendice a todos.

Domingo nació en Caleruega, España, en 1170. Fue ordenado sacerdote a la edad de 24 años.

Mientras viajaba por Europa cuando era joven, fue testigo directo de las herejías que amenazaban a la Iglesia. Es así que establecería la Orden de Predicadores, o los dominicos, para combatir la herejía y formar una orden basada en la vida monástica y pobreza religiosa.

Hoy, la orden incluye frailes, monjas, hermanas y laicos.

Santo Domingo trabajó para difundir la verdad de manera inteligente. Su orden leyó y distribuyó libros para educar a las personas, con el fin de que pudieran comprender correctamente los Evangelios y, al mismo tiempo, vivir el ejemplo de sacrificio y humildad. Usó libros para enseñar a los ignorantes, en un mundo acosado por la herejía. En un mundo asolado por la hambruna, Domingo, a su vez, vendió sus libros para alimentar a los hambrientos. El modelo de la Orden Dominica era conectar una vida de oración contemplativa y estudio con una predicación activa para la salvación de las almas. Honramos a Santo Domingo el 8 de agosto.

Si bien puede ser difícil plantar un naranjo en su honor, en su lugar, ¡le sugiero el siguiente dulce! Y que nos recuerde sembrar las semillas de la fe, además de ayudar a educar a otros con la verdad del Evangelio, tal como lo hizo Santo Domingo.


Pastel de helado de naranja

1 paquete de 3 onzas de postre de gelatina con sabor a naranja

1 taza de agua caliente

1 paquete de 8 onzas de queso crema (ablandado)

1 cucharada de ralladura de naranja

1/3 de taza de azúcar glasé

½ cucharadita de jugo de limón

¼ de taza de jugo de naranja

1 taza de crema batida espesa

1 corteza de galleta Graham comprada en la tienda

Crema batida y gajos de naranja (para cubrir)

Disolver la gelatina en polvo en agua caliente. Ponga a un lado para enfriar. En un tazón, bata el queso crema hasta que quede suave. Agregue la ralladura de naranja, azúcar, limón y jugos cítricos, y bata hasta que se combinen. Añada la mezcla de gelatina enfriada, luego remueva hasta que se combine y tenga una textura suave. Coloque en el refrigerador y enfríe hasta que esté casi listo (alrededor de 35-45 minutos).

En un recipiente aparte, bata la crema durante 2-3 minutos hasta que espese. Agregue a la mezcla de gelatina fría y bata hasta que se combine y tenga una textura suave. Vierta en la masa de pastel de galletas Graham y distribuya uniformemente. Refrigere hasta que cuaje por completo (al menos 6 horas o toda la noche). Servir con crema batida y gajos de naranja encima.

St. Dominic’s Orange Tree Sowed the Seeds of Faith

Michelle DiFranco es diseñadora y madre ocupada de tres hijos.