Share this story

Special Report: Amoris Laetitia

By Doug Culp

Amoris Laetitia

El 8 de abril de 2016, el Papa Francisco dio a conocer su exhortación apostólica Amoris Laetitia, o La alegría del amor. El Papa Francisco emitió Amoris Laetitia en respuesta tanto a la tercera Asamblea Extraordinaria como a la Decimocuarta Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos de 2014 y 2015, respectivamente. En concreto, el Papa ha querido "reunir las contribuciones de los dos sínodos recientes sobre la familia, y al mismo tiempo añadir otras consideraciones como una ayuda para la reflexión, el diálogo y la práctica pastoral, así como ofrecer ayuda y aliento a las familias en sus compromisos y desafíos diarios".

La Exhortación en breve

El Papa Francisco se basa principalmente en los documentos finales de los dos sínodos antes mencionados. De hecho, la exhortación puede ser considerada como una fuerte afirmación de sus conclusiones. A lo largo de la obra, incorpora secciones sustanciales de los dos sínodos sobre la familia.

Da comienzo a La Alegría Del Amor examinando las Sagradas Escrituras en sus historias acerca de familias, nacimientos, el amor y las crisis familiares. Una parte sustancial de este primer capítulo está dedicado a la reflexión sobre los seis primeros versículos del Salmo 128. Luego, en el capítulo segundo pone a consideración las realidades concretas que amenazan y desafían a la familia en el mundo actual: Menos apoyo de las estructuras sociales, el individualismo extremo, la velocidad y la organización de la vida, la migración, el consumo de drogas y la pornografía, por nombrar sólo unos pocos temas. A la vista de estas realidades, Francisco anima a los fieles a seguir a Jesús en sus exigentes ideales, y al mismo tiempo "mostrar la compasión y la cercanía a la fragilidad de los individuos como la samaritana o la mujer sorprendida en adulterio".

El siguiente capítulo resume las enseñanzas de la Iglesia sobre el matrimonio y la familia. También vuelve a subrayar la necesidad de amar a los que participan en la vida de la Iglesia de una manera imperfecta. Esto prepara el escenario para dos capítulos sobre el amor. El capítulo cuarto contiene una bella reflexión sobre 1 Corintios 13: 2-7. El Papa Francisco como pastor, demuestra una comprensión profunda y gran sensibilidad a la vida del amor, tal como se expresa en el matrimonio y la familia. El capítulo quinto desafía al lector a mirar a sus propias actitudes sobre el embarazo, los niños, los padres y los ancianos.

El Papa Francisco sigue sus exposiciones sobre el amor con algunas perspectivas pastorales. En el capítulo sexto, ofrece recomendaciones generales para la formación de sacerdotes, religiosos, religiosas, seminaristas, laicos y laicas en materia de familia. También reafirma la enseñanza de la Iglesia sobre la atracción al mismo sexo: pidiendo respeto a la dignidad de los que tienen esta atracción, condenando toda discriminación injusta contra estas personas y reconociendo que las uniones del mismo sexo no pueden ser puestas al mismo nivel que el matrimonio. Luego vuelve su atención a la educación de los niños, incluyendo la educación sexual en el capítulo séptimo. En particular, señala que la formación moral de los niños no puede ser delegada por completo a los demás. Siempre permanece principalmente el deber de los padres.

El capítulo octavo describe el enfoque de la Iglesia respecto a los que participan en su vida de una manera incompleta: acompañando, discerniendo e integrando debilidades. El Papa Francisco rechaza "descastar" a las personas en situaciones "irregulares". En su lugar, opta siempre por "reintegrarlas". A lo largo del capítulo, hace eco de las recomendaciones pastorales presentadas en los sínodos, por ejemplo, en términos de los separados y divorciados, y los divorciados y vueltos a casar civilmente.

La exhortación cierra considerando la espiritualidad del matrimonio y la familia. El Papa Francisco cimienta esta espiritualidad en la comunión de la Santísima Trinidad; en la Pascua de Resurrección; y en la libertad, la atención, el consuelo y el estímulo. El termina haciéndonos recordar que "Ninguna familia desciende del cielo perfectamente formada; las familias necesitan constantemente crecer y madurar en su capacidad de amar".

“LAS PEQUEÑAS COSAS” SIGNIFICAN MUCHO

Francisco escribe: "La espiritualidad del amor de la familia se compone de miles de gestos pequeños pero reales". Así que tiene sentido que él anime a los jóvenes matrimonios a desarrollar un sano sentido de cercanía y estabilidad a través de rituales diarios compartidos, tales como:

  • un beso de buenos días;
  • una bendición por la noche;
  • esperar en la puerta para recibirle cuando el otro llega;
  • hacer viajes juntos; y
  • compartir las tareas del hogar.

Al mismo tiempo, reconoce la necesidad de equilibrar dicha rutina con las celebraciones y eventos especiales con el fin de renovar "nuestra pasión por la vida". (226)

SABÍAS QUE…

Una exhortación apostólica no define la doctrina de la Iglesia y se considera que tiene menos autoridad que las encíclicas papales. Sin embargo, todavía su autoridad es mayor que la que otras disposiciones papales tales como audiencias y homilías.

FRAGMENTOS DE AMORIS LAETITIA

En la familia

"Las familias no son un problema; son, ante todo, una oportunidad”. (7)

"El bienestar de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia". (31)

"No debemos quedarnos atrapados en malgastar nuestra energía en lamentos tristes, sino más bien debemos buscar nuevas formas de creatividad misionera". (57)

"La familia es la imagen de Dios, quien es una comunión de personas". (71)

"En la familia, tres palabras deben ser utilizadas. ¡Quiero repetir esto! Tres palabras: 'Por favor'. 'Gracias'. 'Lo siento'. ¡Tres palabras esenciales!" (133)

"Toda la vida familiar es un 'pastoreo' en misericordia". (322)

Sobre el matrimonio

"El amor conyugal no se defiende principalmente mediante la presentación de la indisolubilidad como un deber, o repitiendo la doctrina, sino ayudando a que crezca cada vez más fuerte bajo el impulso de la gracia". (134)

"El amor siempre da vida." (165)

"Cada matrimonio es una especie de" historia de la salvación ", que tiene comienzos frágiles – pero gracias al don de Dios y una respuesta creativa y generosa de nuestra parte – crece con el tiempo en algo valioso y perdurable". (221)

En la Iglesia

"Ver las cosas con los ojos de Cristo... la Iglesia se dirige con amor a los que participan en su vida de una manera imperfecta: ella busca la gracia de la conversión para ellos; se les anima a hacer el bien; a que se cuiden con amor unos a otros; y a que sirvan en la comunidad en la que viven y trabajan... "(78)

"Tenemos que darnos cuenta de que todos somos una mezcla compleja de luces y sombras". (113)

"Es cuestión de llegar a todos, de la necesidad que tenemos de ayudar a que cada persona encuentre su camino participando de la comunidad eclesial y por lo tanto es experimentar ser tocados por una misericordia ‘inmerecida, incondicional y gratuita'". (297)

Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.