Share this story

Un amigo del trabajo se ha vuelto distante

By Jim Berlucchi | Imagen de Getty Images/Yulia Sutyagina

Un amigo del trabajo se ha vuelto distante

 

He tenido un buen amigo en el trabajo que se ha vuelto frío y distante. Me sorprende lo fuerte que esto ha afectado mi experiencia laboral. Me pregunto por qué y qué hacer.

Aristóteles llamó a la amistad "especialmente necesaria para vivir, en la medida en que nadie, incluso si tuviera todos los demás bienes, elegiría vivir sin amigos". Y según la investigación de Gallup, tener un "mejor amigo" en el trabajo es un factor clave para la satisfacción en este lugar. Aunque los tiempos han cambiado, la naturaleza humana no, por lo que no es de extrañar que su pérdida haga que el entorno laboral sea más difícil.

Debido a que las amistades en el ámbito profesional se centran en otra cosa -es decir, el trabajo- también se rompen más fácilmente. Los antiguos llamaron a esto "amistades de utilidad", más frágiles y sujetas a cambios.

Pero, en su caso, ¿qué causó el cambio? A menos que lo descubra, hay pocas esperanzas de restauración. Un compañero de trabajo me confrontó una vez: "Tengo que tratar un asunto contigo". Aparentemente, fue por mi boca. Señaló que le había hecho un comentario desfavorable sobre él a su jefe. Fue involuntario y descuidado de mi parte, pero fue un problema. Pudimos resolverlo y seguir adelante; incluso, hasta el día de hoy, he apreciado y aprendido de su honestidad y franqueza.

Debería probar lo mismo. Pregúntele a su amigo directamente o, si se le hace más cómodo, deje una nota como esta: "Querido Juan de hombros fríos , parece que ya no somos tan cercanos como solíamos ser, y me pregunto si podría haberte ofendido de alguna manera. Si es así, quisiera compensártelo. Por favor, si lo deseas, házmelo saber".

Ha abierto la puerta de una manera educada. O le deja entrar o da un portazo. No le sorprenda si no responde, ya que podría mostrar una especie de mezquindad. Tal vez, su frialdad no tiene nada que ver con usted, simplemente está preocupado por otra cosa.

Si su amistad se restaura, es un ganar-ganar. Si no, es un ganar-perder, pero ha hecho su parte: “No devuelvan a nadie mal por mal, y que todos puedan apreciar sus buenas disposiciones. Hagan todo lo posible para vivir en paz con todos”. (Rom 12, 17-18)


Jim Berlucchi es fundador de la consultora Cardinal Leadership.