Share this story

St. Michael, Defend Us

By Veronica Szczygiel, Ph.D. | Foto Por Getty Images/Pomogayev | September 2022

San Miguel, defiéndenos

Si tienes ganas de ganso asado, el 29 de septiembre es tu día de suerte.

Es en esta fecha cuando la Iglesia celebra Michaelmas (ˈmɪkəlməs), o la fiesta de los Santos Miguel, Gabriel y Rafael. Muchas tradiciones marcan este día. Es costumbre comer un ganso asado y cebado. Además, en Alemania, la tradición dice que se puede predecir el tiempo, a partir de los huesos. En el Reino Unido, es mala suerte comer o recoger moras después del 29 de septiembre. En Irlanda, quien encuentre el anillo escondido en el pastel de Michaelmas será el próximo en casarse. 

En este día, honramos, en particular, a San Miguel Arcángel. Como líder de los ángeles de Dios, derrotó a Lucifer, quien cedió a su arrogancia y pecaminosamente intentó usurpar a Dios. La victoria de Miguel sobre Lucifer, también conocido como Satanás, lo llevó al infierno, donde permanece.

Pero la batalla está lejos de terminar y el mal persiste en la tierra. Todos los días, Satanás trata de tentarnos a pecar. A todos nos vendría bien la ayuda de San Miguel.

Como protector de la Iglesia y guardián de las almas, San Miguel puede interceder a nuestro favor contra la oscuridad del pecado. En 1884, el Papa León XIII, después de tener una visión en la que Satanás le decía a Dios que podía destruir la Iglesia en un siglo, escribió una oración al arcángel, suplicando su protección.

Esta oración se dijo en todas las Misas hasta 1968. En 1994, San Juan Pablo II alentó a ofrecerla de nuevo, tanto individualmente como en las Misas, para ayudar a frustrar la realidad del mal.

Conociendo el poder de la oración, podemos orar para honrar a San Miguel y los Arcángeles en este día. Con los niños, podemos recitar la oración del Ángel de la Guarda y hablar sobre lo que significa estar protegido por el amor de Dios y los ángeles. Por nuestra cuenta y después de la Misa, podemos rezar la oración de San Miguel y dedicar nuestras buenas obras diarias a combatir la maldad en el mundo, sin importar cuán grande o pequeña sea. También podemos mostrar aprecio por las fuerzas del orden, los miembros de las fuerzas armadas y los socorristas; cualquiera que nos proteja físicamente, tal como lo hace San Miguel de manera espiritual. Él es su santo patrón, después de todo.

Este Michaelmas, recordemos que no estamos indefensos ante las batallas que libramos cada día. Estamos escudados por San Miguel y la luz del mismo Cristo. Armados de amor, esperanza y oración, seamos buenos abanderados de nuestro Señor.


San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las perversidad y asechanzas del demonio. Reprímale, Dios, pedimos suplicantes, y tú, príncipe de la milicia celestial, arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas. Amén.


Veronica Szczygiel, Ph.D., es la subdirectora de aprendizaje en línea, en la Escuela de Graduados en Educación de la Universidad de Fordham.