Share this story

Keeping Christ at the Center of a Busy Week

By Sheri Wohlfert | Imagen Por Getty Images/Nadezhda Kurbatova | July August 2022

Mantener a Cristo en el centro de una semana ocupada

Como padres católicos, tenemos el privilegio de llevar a nuestros hijos a Jesús. Podemos compartir la historia de su amor, misericordia, redención y salvación. Ellos son un regalo, y es nuestro trabajo ponerlos en el camino hacia el cielo.

Dios nos usa como instrumentos de su gracia y nos pide que ayudemos a nuestros hijos a establecer vidas que hagan de Él el centro. Los amamos y queremos ayudarlos a desarrollar los talentos que Dios les ha dado, así que hacemos todo lo posible para criarlos y apoyarlos, pero ¿a qué costo? A medida que aumenta el estrés familiar, podría ser el momento perfecto para revisar cuántas fuerzas nos quedan. Si siente que la fe, oración y oportunidades para tanto el discipulado como desarrollo moral se están quedando cortos, aquí hay algunos pensamientos que pueden ayudar.

Comience con una perspectiva sabia. Una madre sabía que había criado una fabulosa familia fiel ofreció este consejo sobre encontrar tiempo para la oración familiar y transmitir la fe: “Hagamos tiempo para lo que consideramos importante. Pasamos tiempo todos los días recordando y regañando a los niños para que se cepillen los dientes. Los llevamos al dentista y al ortodoncista. Invertimos tiempo, dinero y energía en sus dientes y no pensamos en ello. Pero sus almas deberían ser absolutamente lo más importante en lo que nos enfocamos como padres católicos. Nadie llega al cielo porque tiene dientes rectos y brillantes, sino por la condición de su alma y, como padres, debemos enseñarles lo que eso significa”.

La verdad. Dado que no existe una fórmula mágica para agregar minutos a la semana, a fin de que las familias ocupadas puedan encontrar tiempo para concentrarse en la fe y oración, debemos tomar decisiones importantes y, a menudo, desafiantes sobre cómo priorizar y usar el tiempo que tenemos.

Encuentre el centro. Dios debe estar en el centro de todo lo que hacemos, individualmente y como familia. Vivir una vida que nos lleve al cielo es el fin último de nuestra existencia, pero a veces perdemos de vista ese objetivo. Pregúntese, y pregúnteles a sus hijos, si Cristo está en el centro de las actividades de su lista semanal de tareas pendientes. Si una actividad no los lleva a usted o a sus hijos a Cristo o no cumple la voluntad de Dios para ayudarlos a convertirse en la mejor persona posible, tal vez se pueda eliminar del programa para dejar espacio a cosas que ponen a Cristo en el centro.

Concéntrese en la batalla. Podemos quedar atrapados en estadísticas, resultados o rendimientos, y perder de vista que la batalla principal no se trata de becas, tiempo de juego o avance. La batalla es por nuestras almas. Eso suena aterrador, pero nuestros niños necesitan personas, actividades y discusiones que demuestren la verdad y enseñanza de nuestra rica fe católica.

Todo es una lección. La forma en que tratamos a los demás, procesamos la desilusión, reaccionamos al llamado de un funcionario o celebramos un logro son todas oportunidades para incluir a Cristo y su enseñanza. Hay una lección del Evangelio en cada prueba, así como desacuerdo, y esas conversaciones pueden ser parte de la vida cotidiana. Use el tiempo en el automóvil para procesar eventos y hablar sobre los lugares en los que ve a Dios trabajando en sus vidas. Nuestra mayor herramienta de enseñanza es cómo vivimos nuestras vidas como modelos de fe.

Empieza el domingo. En el camino a casa, después de la Misa dominical, cada persona puede compartir algo que aprendió del Evangelio o la homilía y establecer una meta para vivir su fe esa semana. Verificar las metas de los demás les da a las familias un "tema para iniciar la conversación sobre la fe" para la semana.


Sheri Wohlfert es maestra de escuela católica, oradora, escritora y fundadora de Joyful Words Ministries. Sheri bloguea en www.joyfulwords.org.