Share this story

What do you say when a friend says their prayers are not being answered?

¿Qué decir cuando ... Un amigo dice que sus oraciones no están siendo respondidas?

Este año, Teología 101 se centrará en el tema de la evangelización. Específicamente, el objetivo será ofrecer algunas maneras en que los católicos puedan responder a diversas preguntas que sus compañeros de trabajo, familiares y amigos podrían hacerles con respecto a la práctica de la fe. Por supuesto, debemos recordar que nada puede reemplazar el poder de ser testigos de la Buena Nueva a través de nuestras propias acciones y palabras, junto con nuestra disposición a acompañar a otros en su camino de fe.

La pregunta:

¿Qué digo cuando un amigo me dice que han orado y rezado por algo, pero que sus oraciones no fueron respondidas? Y ahora están dejando de lado a Dios

Las tres respuestas

Hace unos años, un homilista hizo una breve reflexión sobre su propia experiencia de oración: "La oración puede ser sobre nuestras necesidades, pero nunca debería ser sobre nuestros deseos. La oración es una conversación honesta en comunión con Dios. Es simplemente recibir el regalo del amor de Dios. La respuesta a nuestras oraciones se convierte en la vida que llevamos para Dios, ya que solo hay tres respuestas dadas por Dios a la oración: 'sí', 'todavía no' y 'tengo una mejor idea'".

Notará que "no" no es una opción.

Aún no

Cuando nuestra oración no es respondida inmediatamente, se requiere perseverancia y persistencia. Una forma de entender la oración es pensar en cada oración como una semilla. El Evangelio de Marcos nos enseña que los frutos de la oración no se pueden realizar al instante. La semilla primero produce la hierba verde, la espiga y finalmente el trigo maduro, normalmente fuera de la vista y el control del agricultor que plantó la semilla. Además, la parábola del sembrador podría ser útil. (Mt 13) A veces, para que nuestra oración sea fructífera, debemos sembrarla, atenderla y cuidarla, al tiempo que confiamos en que la semilla crecerá por sí misma y en su propia línea de tiempo. Si, en cambio, si  tratamos de forzar este crecimiento, solo lograremos evitarlo por completo. Si sembramos nuestra oración, solo para luego "desenterrarla" incesantemente con preocupación y duda, nunca echará raíces. Tampoco nos sirve buscar con entusiasmo ninguna señal que apunte a que nuestra oración sea respondida, solo para perder la esperanza ante la primera señal de retraso.

Tengo una mejor idea

Cuando parece que nuestra oración no fue respondida, somos llamados a considerar que Dios puede tener una mejor idea. Esto requiere nuestro discernimiento y finalmente nuestra rendición. Después de celebrar la Última Cena, Jesús fue a Getsemaní a orar. El Evangelio de Mateo nos dice que comenzó a sentir tristeza y angustia y oró: “Padre Mío, si es posible, que pase de Mí esta copa”. (26:39) Por supuesto, sabemos que la copa a la que se refería era la Pasión de la Cruz. En tres ocasiones diferentes, Jesús repitió su oración. El Evangelio de Lucas dice que Jesús “estando en agonía, oraba con mucho fervor; y Su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la tierra”. (22:44) Sin embargo, la oración de Jesús aparentemente no tuvo respuesta, ya que la copa de su muerte en realidad no la pasó sino que la asumió.

Por supuesto, que Jesús pidió ser salvado de la cruz no es toda la historia. De hecho, él pidió lo que deseaba, pero ese deseo estaba subordinado a la voluntad del Padre. De la misma manera, los Evangelios nos alientan a preguntarnos sobre la conformidad de nuestra oración con el deseo del Espíritu, especialmente cuando estamos tentados a dejar de orar porque creemos que nuestras oraciones no han sido respondidas. En el clásico espiritual El Abandono Confiado en la Divina Providencia, San Claudio de la Colombière lo expresa de esta manera: "Cristo prometió en nombre de su Padre que nos daría todo, incluso las cosas más pequeñas. Pero él estableció una orden para ser observado en todo lo que le pedimos, y si no obedecemos esta regla, es poco probable que obtengamos algo. Él nos dice en San Mateo: "Busca primero el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas  además te serán dadas".

Pensamientos finales

La persona que está por renunciar a la oración y a Dios porque no parece tener resultados está en peligro, porque lo más importante que podemos hacer en esos momentos es rezar y persistir en la oración con la confianza en la fidelidad de Dios. Debemos estar presentes en la oración, más aún en medio de la distracción y la sequedad, con un corazón humilde y sincero que suplica al Padre por nuestras necesidades, pero dice, con Jesús: "no se haga mi voluntad, sino la tuya".

Para reflexionar

Considere leer en oración el siguiente pasaje del Libro del Éxodo (3:7-8):

“Y el Señor dijo: “Ciertamente he visto la aflicción de Mi pueblo que está en Egipto, y he escuchado su clamor a causa de sus capataces, pues estoy consciente de sus sufrimientos. Así que he descendido librarlos de mano de los Egipcios, y para sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y espaciosa, a una tierra que mana leche y miel …”

Preguntas para la reflexión:

Sabemos que los israelitas habían sido esclavos durante mucho tiempo en este punto. También sabemos que incluso después de que el Señor los libró de Egipto, pasaron otros 40 años en el desierto antes de entrar en la Tierra Prometida. En el camino, hubo murmuraciones, retrocesos, idolatría y dudas, ya que sus oraciones y la promesa de Dios no se cumplieron.

1.  Dado todo esto, ¿qué nos enseña esta historia sobre la naturaleza de la oración contestada?

2.  ¿De qué manera este pasaje puede ayudarle a apoyar a un amigo que lucha en su fe debido a oraciones sin respuesta?

Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.