Share this story

Encouraging trust and empathy in a virtual workplace

By Tim Ryan | GETTY IMAGES/DANIJELALA | June 2021

Fomentar la confianza y empatía en un lugar de trabajo virtual

¿Cuántos gerentes se han estresado durante el último año tratando de administrar equipos remotos? No ayuda cuando ve a alguien en Zoom con pijama, o niños y mascotas corriendo en el fondo. No puede evitar preguntarse si están haciendo algo.

Esta pandemia atrapó a muchas organizaciones, como se suele decir, con los pantalones abajo. Aunque hemos tenido la tecnología durante años para trabajar desde casa, la mayoría duda debido a una cultura tradicional de gestión de mando y control. Simplemente nos sentimos más cómodos caminando para verificar en qué está trabajando el equipo y ayudar a abordar los problemas directamente. Si bien eso no es algo malo, esta cultura a veces puede producir subproductos desagradables, como una mayor competencia y desconfianza … que pueden verse agravadas por un escenario de trabajo remoto.

En Spitzer Center hemos observado que quienes están respondiendo bien a las circunstancias son aquellos que habían hecho un esfuerzo intencional, desde antes del COVID, para trabajar en una cultura constructiva caracterizada por la confianza y la empatía, que se traduce en una mayor colaboración y trabajo en equipo.

Pero no se desanime si esto no describe a su organización. San Francisco de Asís nos recuerda algunas cosas simples que podemos hacer ahora mismo para fomentar un movimiento hacia una mayor confianza, empatía y, en última instancia, productividad en nuestros equipos:

  1. Averigüe primero para entender. En lugar de enojarse cuando un miembro del equipo no está cumpliendo, averigüe si existen circunstancias atenuantes.
  2. Averigüe primero para consolar. Otros, como usted, podrían estar lidiando con circunstancias personales difíciles durante esta pandemia. Esté abierto para ayudar a otros con un problema laboral, en lugar de esperar que los demás dejen automáticamente todo para ayudarlo.

Una herramienta que parece ayudar son las reuniones virtuales regulares. Deje que todos se actualicen entre ellos sobre en qué están trabajando, así como dónde pueden necesitar ayuda; y, si así lo desean, permítales compartir sus desafíos personales.


Tim Ryan es el director de servicios al cliente del Spitzer Center for Visionary Leadership.