Share this story

We are made for communion with God

Estamos hechos para la comunión con Dios

La Eucaristía es fuente y cumbre de la vida cristiana. Sin embargo, muchos católicos no comprenden completamente la riqueza de este sacramento tan importante. En consecuencia, "Teología 101" de este año explora tanto lo que significa ver el mundo a través de ojos católicos como las diferentes facetas de la Eucaristía, con la esperanza de fomentar una apreciación más profunda del lugar de la Eucaristía en la vida de los católicos.


¿QUIÉN ES USTED? Piense por un momento en cómo respondería a esta pregunta tan básica. Quizás comenzaría con lo que hace para ganarse la vida, una lista de sus títulos académicos o adjetivos que describen su personalidad. Algunos dirán que usted no es más que materia, mientras que otros dirán que es puro espíritu. Sin embargo, ninguna de estas respuestas capta realmente quién es usted. ¿Por qué?

EL MAYOR DE LOS MISTERIOS

La realidad es que cada uno de nosotros es básicamente un misterio. No somos reducibles a nuestra época, trabajo, posición social, educación o cualquier otra cosa. Quiénes somos realmente trasciende todas estas categorías. Es más, nadie, incluidos nosotros mismos, puede realmente agotar el conocimiento de nuestra identidad completa.

La Sagrada Escritura explica que “ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que habremos de ser". (1 Jn 3:2) En otro pasaje leemos: “Porque ahora vemos por un espejo, veladamente[a], pero entonces veremos cara a cara. Ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido". (1 Cor 13:12)

Estos dos pasajes (y hay varios otros) ilustran que las cuestiones de identidad están más allá de nuestro alcance directo. Nuestra identidad descansa con Dios, en Dios. Ahora, esto tiene serias implicaciones para la multitud de "ismos" que buscan reducir a la humanidad a una cosa u otra. También tiene serias implicaciones para los intentos de definir la identidad católica. Pero aquí está la cuestión: el catolicismo nunca busca escapar de tales realidades. Vive en la tensión y el misterio de la vida con una humildad que el ego aferrado desdeña. Por supuesto, todo esto significa que debemos conocer a Dios si tenemos alguna esperanza de conocernos a nosotros mismos. Entonces, ¿quién es este Dios que tiene la clave de nuestra identidad?

TRES EN UNO

San Juan Pablo II, en su exhortación apostólica Ecclesia in America, escribió:

“Ante un mundo dividido que busca la unidad, debemos proclamar con alegría y fe firme que Dios es comunión, Padre, Hijo y Espíritu Santo, unidad en la distinción, y que llama a todos a compartir en esa misma comunión trinitaria. Debemos proclamar que esta comunión es el plan magnífico de Dios Padre; que Jesucristo, el Señor Encarnado, es el corazón de esta comunión, y que el Espíritu Santo obra sin cesar para crear la comunión y restaurarla cuando se rompe. Debemos proclamar que la Iglesia es signo e instrumento de la comunión querida por Dios, iniciada en el tiempo y destinada a completarse en la plenitud del reino. La Iglesia es signo de comunión porque sus miembros, como sarmientos, comparten la vida de Cristo, la vid verdadera. (cf. Jn 15:5) A través de la comunión con Cristo, Cabeza del Cuerpo Místico, entramos en una comunión viva con todos los creyentes”.

Este pasaje lleno de poder tiene mucho que decir sobre lo que significa ser católico. Sin embargo, por ahora, su importancia sigue siendo su descripción de Dios como comunión. Ahora bien, si le pidieran a usted que describa el significado de “comunión” en una palabra, ¿qué diría? Quizás diría "uno", "unidad" o alguna otra palabra relacionada, y tendría razón. Sin embargo, la mejor y más completa definición de comunión se puede encontrar en la Carta de San Pablo a los Filipenses (2:1-2):

“Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu, si algún afecto y compasión, hagan completo mi gozo, siendo del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu, dedicados a un mismo propósito.”

Ser de la misma mente, con el mismo amor, unidos de corazón, pensando en una sola cosa, eso es un estado de comunión. Y si miramos a la Trinidad, el mayor de los misterios, vemos un Dios y tres Personas en perfecta comunión.

Si este es nuestro Dios, ¿qué significa para nosotros y nuestra identidad?

‘En Él vivimos, nos movemos y existimos’ (HECHOS 17:28)

Dado que nuestra identidad está en Dios, que es comunión, significa que también nosotros debemos estar hechos para la comunión. El Catecismo de la Iglesia Católica lo afirma en el primer párrafo del prólogo cuando responde preguntas sobre nuestra fuente y destino. Afirma que fuimos creados libremente y por amor de Dios para la vida eterna en comunión con Dios. Dios es tanto nuestra fuente como nuestro destino. En consecuencia, cualquier intento de entendernos a nosotros mismos sin Dios resultará solo en un error.

La comunión es nuestra fuente y la comunión es el destino planeado para la humanidad. Si queremos vivir verdaderamente y estar plenamente vivos, tiene sentido que tenemos que vivir en armonía con aquello para lo que fuimos hechos. La comunión con Dios, es decir, ser de la misma mente, con el mismo amor, unidos de corazón, pensando una cosa con Dios, se convierte entonces en meta y fundamento de la vida cristiana.


PARA UNA MAYOR REFLEXIÓN

Considere el siguiente pasaje ...

Si ustedes, pues, han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Pongan la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque ustedes han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, nuestra vida, sea manifestado, entonces ustedes también serán manifestados con Él en gloria. (Col 3:1-4)

  1. ¿Qué tiene que decir este pasaje sobre nuestra identidad más profunda? ¿Cuáles son las implicaciones de este pasaje para su vida?
  2. ¿Cuál es el significado de este pasaje en términos de su comprensión de la Eucaristía y su lugar en su vida?

LA EUCARISTÍA Y EL MISTERIO DE NUESTRA IDENTIDAD

La Eucaristía a veces se llama santa Comunión porque es el sacramento por el que nos unimos a Cristo para formar Su cuerpo, la Iglesia. Esto subraya que la comunión con Dios, en la que reside nuestra identidad más plena, es inseparable de la comunión con nuestro prójimo. Aquí están los pensamientos profundos de San Agustín (Sermón 272) sobre la relación entre la Eucaristía y el misterio de nuestra identidad más profunda:

Así que ahora, si quiere entender el cuerpo de Cristo, escuche al apóstol Pablo hablando a los fieles: "Ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él". (1 Cor 12:27) Si ustedes, por lo tanto, son el cuerpo y los miembros de Cristo, ¡es su propio misterio el que está puesto sobre la mesa del Señor! ¡Es su propio misterio lo que está recibiendo! Usted está diciendo “Amén” a lo que es usted: su respuesta es una firma personal, afirmando su fe. Cuando escuche "El cuerpo de Cristo", responde "Amén". ¡Sea miembro del cuerpo de Cristo, entonces, para que su “Amén” suene verdadero!


Doug Culp es el CAO y secretario de vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de Catholic Theological Union en Chicago.

Read this article in English! (Versión en ingles)