Share this story

En honor a Santa Teresa de Ávila – Sirve esta comida reconfortante con amor

By Michelle DiFranco | Fotografía por Shane Folkertsma

En honor a Santa Teresa de Ávila – Sirve esta comida reconfortante con amor

"Es solo el amor lo que da valor a todas las cosas". - Santa Teresa de Ávila

La fiesta de Santa Teresa de Ávila es el 15 de octubre.


"Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa, Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene, nada le falta, solo Dios basta".

Este pasaje corto y simple, escrito por una de las santas más influyentes del siglo 16, ha sido un andamio útil para muchas almas cansadas. Su autora es reconocida entre los fieles católicos como una poderosa santa compañera. Es Doctora en la Iglesia y una figura fascinante para estudiar. Ella retrata una personalidad boyante y positiva. Es Santa Teresa de Ávila.

Santa Teresa es una fuente de muchas citas ingeniosas y perspicaces. Ella estaba dotada con la capacidad de proporcionar un contexto sensato y directo a diversas situaciones, con palabras que tienen una aplicación atemporal a nuestras vidas como cristianos. Encuentro su sabiduría efectiva para recorrer las partes complejas y molestas de nuestra vida cotidiana. Además, es un antídoto contra la tristeza.

Si bajo la guardia, las noticias pueden tentarme a desesperarme. A veces, cuando me preocupo por mis hijos o por la avalancha de cosas malas que suceden en el mundo, apelo a Santa Teresa para que me ayude a realinear mi enfoque en la oración y así evitar la fatalidad y tristeza. Después de todo, ella es bien conocida por decir: "Que Dios me proteja de los santos sombríos".

Cuando Teresa entró por primera vez en la vida religiosa, no se tomaba en serio su espiritualidad. Ella admite en su biografía que, durante 20 años, fue una monja que disfrutó de una vida cómoda y espiritualmente laxa en su convento. No fue sino hasta que experimentó una serie de visiones y poderosos encuentros con Cristo que su vida cambió de rumbo, de maneras milagrosas.

Con un profundo amor por el Señor, pasó a ayudar a otros con su vida espiritual. Escribió extensamente sobre la oración en sus libros Las Moradas o el Castillo Interior y El Camino de la Perfección. La vida durante la Reforma Protestante presentó muchos desafíos. Pero con un espíritu alegre y decidido, Teresa formó audazmente varios conventos nuevos, transformando la orden carmelita, de nuevo, a sus principios de sencillez y pobreza.

Si bien tenía convicciones feroces en asuntos de fe, también era muy práctica y tan "real" como se presenta. Ya sea en conversación con nuestro Señor o con sus hermanas, ella no era ajena a decir lo que pensaba.


Una vez, un amigo que la visitó en el convento le interrogó por darse un festín con un buen plato de perdiz asada. Ella respondió: "Hay un tiempo para la penitencia y un tiempo para la perdiz".


Esa respuesta concisa ilustra cómo Dios nos llama a buscar un espíritu penitencial, mientras que también nos deleitamos en nuestro disfrute de su creación. ¡Cuán bendecidos somos de tener santos católicos cuyas ideas místicas y orantes pueden darnos tal contexto y dirección en nuestra vida diaria!

Investigué algo de la cocina de la región de Ávila para un plato apropiado para celebrar su festividad, que es el 15 de octubre. Me imagino que Santa Teresa habría disfrutado de la siguiente comida reconfortante con su perdiz asada. Además, si se prepara y sirve con amor, creo que su familia o invitados lo encontrarán digno. Porque, como la misma Santa Teresa dijo una vez: "Es solo el amor lo que da valor a todas las cosas".


Patatas Revolconas

(Puré de patatas español)

2 libras de Yukon Gold o papas para hornear

2-3 dientes de ajo (picados)

1 hoja de laurel

Sal

1/4 de taza de aceite de oliva extra virgen

1 cucharada de pimentón ahumado

1/4 de cucharadita de comino

2 piezas de tocino cortado grueso (en cubitos)

Pelar y cortar las patatas en cuartos. Colóquelas en una olla grande con la hoja de laurel y una cantidad generosa de sal. Agregue suficiente agua para cubrir las papas por 2 pulgadas. Hervirlas hasta que estén tiernas (unos 25-30 minutos). Escurrir, reservando aproximadamente 1 taza del líquido de cocción a un lado. Deseche la hoja de laurel. Deje a un lado la olla con papas.

Calentar el aceite de oliva extra virgen en una sartén grande. Cocine el tocino cortado en cubitos hasta que esté crujiente y dorado oscuro. Transfiera los trozos de tocino a un plato forrado con papel toalla.

Usando la misma sartén (con el aceite restante y la grasa de tocino), agregue el ajo picado, el pimentón ahumado y el comino. Cocine durante unos 2-3 minutos a fuego medio, revolviendo constantemente para que el ajo no se queme.

Usando una espátula de goma, transfiera la mezcla a la olla de papas cocidas. Usando un triturador de papas, tritúrelas mientras agrega, gradualmente, un poco del líquido de cocción reservado. Continúe triturando y mezclando todos los ingredientes hasta que se combinen a fondo. Transfiera a un plato para servir y complete con los trozos de tocino cocidos.


Michelle DiFranco es diseñadora y madre ocupada de tres hijos.