Share this story

En el Año Nuevo, practiquemos estar "presentes" para nuestras familias

By Michelle DiFranco | Fotografía de Shane Folkertsma | January 2022

En el Año Nuevo, practiquemos estar "presentes" para nuestras familias

Pasa un buen rato con estos rollos de canela

Recientemente asistí a un retiro para mamás y el tema se centró en San José y la Sagrada Familia. Nos sentimos inspirados a emularlos en nuestros propios hogares, y mientras escuchaba los discursos a lo largo del día, las palabras “estar presente” seguían viniendo a la mente. Creo que Dios estaba tratando de decirme algo.

Con todo lo que el mundo nos lanza hoy, estoy aprendiendo rápidamente que la crianza de niños en edad escolar secundaria no es para los débiles de corazón. Me doy cuenta de que estar presente para ellos en cada situación, ya sea escuchándolos o haciéndoles preguntas, ayuda mucho. Pero a veces me pierdo en las actividades del día a día y me olvido de hacer eso. Sentí a Dios empujándome el día de ese retiro para trabajar en estar más presente.

Pensé en mi infancia. Mi mamá escuchaba muy bien y siempre respondía de manera significativa a las situaciones desafiantes. Y mi papá estaría presente incluyéndonos en todo lo que estaba haciendo en casa.

Mis mejores recuerdos son cuando dedicaba un día entero a hornear. Mis favoritos eran sus rollos de canela caseros. Estaban deliciosos, pero el tiempo y paciencia que dedicó a enseñarnos cómo hacerlos no tiene precio.

Después de la fiebre navideña, tenemos muchas oportunidades para enfocarnos en el ejemplo de la más santa de todas las familias. No podemos retroceder en el tiempo y observarlos directamente. Pero sabemos que se sacrificaron el uno por el otro. Se regocijaron el uno en el otro. Y se amaban profundamente. Uno se pregunta cómo pasaron el tiempo juntos, simplemente estando presentes. ¿El mismo Cristo disfrutó de alguna comida en específico que preparaba con su madre? ¿Construyó con su padre? Con la tecnología actual, seamos realistas, es fácil quedar atrapado en nuestros pequeños mundos. Renovemos nuestros esfuerzos en el próximo Año Nuevo, a fin de estar presentes para aquellos en nuestra familia, con la Sagrada Familia como nuestro modelo.


Rollos de canela

(inspirado en los del papá)

 

Masa

1 taza de leche entera tibia (105°-110° F)

1 cucharada de levadura seca activa + 1 cucharada de azúcar

½ taza de azúcar granulada

6 cucharadas de mantequilla (derretida/ligeramente enfriada)

2 huevos batidos (temperatura ambiente)

1 cucharadita de extracto de vainilla

4 tazas de harina de pan

1 cucharadita de canela en polvo

1 cucharadita de sal

Relleno

1 taza de azúcar morena (envasada)

2 cucharadas de canela molida

4-5 cucharadas de mantequilla (ablandada)

Glaseado de Queso Crema

1 paquete de 8 oz de queso crema (ablandado)

6 cucharadas de mantequilla (ablandada)

3 tazas de azúcar en polvo

1 cucharadita de extracto de vainilla

Pizca de sal

 

En el tazón de la batidora disuelva 1 cucharada de azúcar y 1 de levadura en leche tibia. Déjelo reposar 5 minutos o hasta que esté espumoso. Agregue el azúcar, mantequilla, huevos y vainilla a la mezcla de levadura. Con el gancho para masa adjunto, mezcle a velocidad baja.

Agregue la harina, canela y sal. Aumente la velocidad a media y continúe mezclando hasta que se forme una masa suave y ligeramente pegajosa (si está demasiado pegajosa, agregue un poco más de harina). Transfiera la masa a una superficie enharinada y amase hasta que quede suave y elástica (aproximadamente 2-3 minutos). Forma una bola.

Coloque la masa en un bol engrasado. Cubra con una envoltura de plástico y colóquelo en un lugar cálido para que suba durante aproximadamente una hora o hasta que duplique su tamaño.

En una superficie enharinada, enrolle la masa en un rectángulo de 12 x 18 pulgadas (aproximadamente ¼ de pulgada de grosor). Unte la mantequilla sobre la superficie de la masa, dejando ¼ de pulgada al final. En un tazón pequeño, combine la canela y el azúcar, luego espolvoree uniformemente sobre la mantequilla. Enrolle la masa y córtela en 12 trozos (de aproximadamente 1½” de grosor).

En una bandeja de 9x13" forrada con papel pergamino, coloque los rollos en cuatro filas de tres (o por separado en una bandeja para hornear galletas como la de mi papá). Precaliente el horno a 350°F. Cubra con una envoltura de plástico y deje crecer hasta que casi se duplique (aproximadamente 30-45 minutos). Retire la envoltura y hornee durante unos 20-28 minutos o hasta que estén ligeramente dorados (y recién horneados en el centro).

Mientras hornea, bata el queso crema, mantequilla, azúcar en polvo, vainilla y sal. Después de sacar los panecillos del horno, extienda el glaseado de queso crema por encima.


Michelle DiFranco es diseñadora y madre ocupada de tres hijos.