Share this story

Put Down the Devices

By By Sheri Wohlfert

Dejen los dispositivos: reinicio de verano

Carpetas, zapatos de gimnasia y papel rayado son cosas comunes en la escuela, pero el año pasado, para muchos, esas cosas fueron reemplazadas por iPads, Laptops, Zoom y Google Classroom. La tecnología es una parte fabulosa de la educación, pero nunca se pretendió que fuera el sello distintivo de la instrucción. Luego vino una pandemia y esa filosofía dio un giro gigante. Sin la tecnología, simplemente no hubiera habido educación en los últimos meses y, como maestra, agradezco a Dios por las mentes brillantes que lo desarrollaron todo y encontraron formas creativas de ayudarnos a conectar con los estudiantes, pero con todas las bendiciones vienen las sombras.

Hemos dependido de dispositivos para la escuela remota y el trabajo durante más de un año, pero ahora es verano y es hora de ayudar a nuestros hijos a salir de la sombra tecnológica. Me gustaría ofrecer algunos consejos y trucos para ayudarlos a desconectar, relajarse y restablecer a sus hijos este verano.

Acciones y no solo palabras: Como padres, debemos dar el ejemplo. Aunque es posible que todavía estemos trabajando de forma remota -lo que requiere tiempo frente a la pantalla-, debemos mostrarles a nuestros hijos cómo reducir y alejarse...juntos.

Entrar en la zona: Establezca horarios y lugares claros donde los dispositivos están estrictamente fuera del alcance de todos. El dormitorio y la mesa de la cena son la primera sugerencia. Asegúrese de incluir a todos en la conversación. Necesitan escuchar que valoramos la tecnología, pero nada en exceso es bueno.

Hacer el cambio: Si quita algo, debe agregar algo nuevo. Demasiado tiempo frente a la pantalla disminuye la creatividad y la comunicación, por lo que, como contrapeso, se reemplaza el tiempo frente a la pantalla por nadar, andar en bicicleta y explorar el vecindario. Desarrolle la creatividad con un viaje a la biblioteca para leer libros reales o jugar juegos de mesa en el patio trasero. Vaya de picnic y recuerde que el valor está en el evento y no en la comida, por lo que no es necesario que sea lujoso. Tome la vieja cámara digital o desechable, cree algunas categorías divertidas y organice un concurso de fotografía familiar.

Discipulado no digital: Sirva...a alguien, a quien sea, simplemente deje los dispositivos y vaya a hacer algo por otro de los hijos de Dios. Cocine, corte, rastrille, hornee galletas o simplemente vaya de visita y por un juego de cartas.

Proyectos: La vida no siempre es diversión y juegos, así que reúna a su equipo familiar y haga algunos proyectos. Organizar, limpiar, clasificar, construir, plantar o cuidar genera responsabilidad, trabajo en equipo y ética laboral.

Use la frase: A veces olvidamos que está bien decir simplemente “¡Porque yo lo dije!”. Nuestro trabajo requiere que hagamos cosas que a los niños no les gustan, porque sabemos que son buenas para ellos, así que no tema usar la frase e incluso quitar los dispositivos por un tiempo, para que se puedan establecer nuevos hábitos.

Reconexión: ¿Con quién queremos realmente que nuestros hijos se conecten? La respuesta es Familia y Jesús, por lo que es esencial guardar los dispositivos para que ellos puedan conectarse con quienes más los aman y son los más importantes.