Share this story


Oren hasta que algo suceda: Saint Genevieve

PUSH es un acrónimo de “Pray Until Something Happens”, o “Oren hasta que algo suceda”, sin duda Santa Genoveva, patrona de París, oró así.

Santa Genoveva (vivió aproximadamente entre el 422 y el 512 DC) nació cerca de París. Se convirtió en monja a los 15 y fue admirada por su austeridad, oración constante, ayuno y devoción por las obras de caridad.

Sin embargo, ella es tal vez mejor conocida por su respuesta a los hunos de Atila cuando marchaban hacia París en 451. El pueblo de París se encontraba en un estado de pánico, y la ciudad se preparaba para ser evacuada, cuando Santa Genoveva les convenció para que se quedaran en su lugar y comenzaran a orar y a ayunar. Así lo hicieron y, de repente, los hunos cambiaron la dirección de su avance y París se salvó.

Aunque Santa Genoveva no fue capaz de proteger a la ciudad para siempre, al ser conquistado París unos años más tarde, en 464, ella actuó como intermediaria entre los conquistadores y la ciudad. En este papel, ella fue capaz de recoger alimentos para los ciudadanos y convencer a los conquistadores de liberar a algunos de sus prisioneros.

 A Santa Genoveva se le conoce por el ayuno. El ayuno nos ayuda a adquirir el dominio sobre nuestros instintos, que tienden hacia el pecado, y a adquirir una libertad de corazón evitando las dependencias malsanas. En la oración, nuestros corazones se transforman a través del encuentro personal con Dios, quien es nuestro origen y nuestro destino y nuestra oración se transforma, como el Catecismo de la Iglesia Católica enseña, en "la vida del nuevo corazón".

Así que, cuando nos enfrentamos a retos y obstáculos a lo largo del camino de la santidad, recordemos a Santa Genoveva y a los ciudadanos de París y la importancia de la oración tal como dice el acrónimo "PUSH".