Share this story

Ella dice: A veces exploto contra él

By Steve and Bridget Patton | Foto Por Getty Images/milanvirijevic/E+

Ella dice: A veces exploto contra él

A veces, después de un largo día de trabajo o con los niños, exploto con Miguel. No es mi intención desquitarme con él.

 

Él dice: No soy el enemigo

Entiendo que Emilia tuvo un día largo, pero necesita esforzarse más para comunicar su estado emocional de manera adecuada.


 

Agradece que esto sea sólo un problema ocasional. Se vuelve bastante diferente cuando los arrebatos se convierten en un patrón continuo y mutuamente aceptado.

Como cualquier forma de comportamiento espontáneo e indeseado, los arrebatos no son el verdadero problema. Son el síntoma de alguna necesidad subyacente que no está siendo satisfecha. No se detenga demasiado en las palabras superficiales que se dicen o incluso en los factores estresantes que aparentemente hacen que estallen. Considere, en cambio, ¿cuál es la necesidad dentro de Emilia, que una parte de ella está tratando de satisfacer al gritarle a Miguel?

Por ejemplo, podría ser que Emilia tenga una profunda necesidad insatisfecha, desconocida incluso por ella, de ser notada y apreciada. Siempre está ahí, pero la mayor parte del tiempo está inactiva y asintomática. A veces, como un día en que está exhausta por todo lo que ha hecho y no recibe reconocimiento por nada de eso, esa parte de ella le grita a Miguel. Y cuando lo hace, independientemente de las palabras que elija, lo que está diciendo es: “¡Ayuda! ¡Necesito que me aprecien!”.

Miguel, dices que quieres que Emilia se esfuerce más en hacerte saber lo que sucede adentro. Probablemente tengas razón, y es bueno desear esto por ella y por ti mismo. Pero lo más probable es que tú también podrías estar haciendo algo más para ayudarla.

Por ejemplo, si ella tiene una necesidad fuerte e insatisfecha de ser notada y apreciada, piensa en formas creativas en las que podrías hacer eso por ella. Y hazlas regularmente, no solo en los días en que está exhausta. Además, cuando grite, esfuérzate por no reaccionar o tomártelo como algo personal. Recuerda que ella es una persona completa a la que amas; es mucho más que esta parte de ella con la que estás lidiando momentáneamente.

Finalmente, Emilia, después de los episodios de arrebatos, asegúrate de pedir siempre perdón. Con suerte, comprender por qué suceden disminuirá su frecuencia, pero nunca los excusará. Y, Miguel, recuerda Colosenses 3, 13: “Sopórtense los unos a los otros, y perdónense mutuamente, siempre que alguien tenga motivo de queja contra otro. El Señor los ha perdonado: hagan ustedes lo mismo”.


Steve and Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería, también sirven como ministros de vida familiar en la Diócesis de Sacramento.