Share this story

Ella dice: No creo que tengamos que compartir todos nuestros activos financieros

By Steve and Bridget Patton | Foto Por Getty Images/SDI Productions/E+

Ella dice: No creo que tengamos que compartir todos nuestros activos financieros

No veo el daño en mantener algunas cuentas separadas.

 

Él dice: Ahora que estamos casados, deberíamos ser dueños de todo juntos

Estamos unidos en todos los aspectos de nuestras vidas, y eso debería incluir las finanzas.


 

¿Que hacen ellos?

En las parejas modernas, ambos están acostumbrados a ganar y administrar su propio dinero, por lo que no sorprende que muchas opten por continuar con ese arreglo después de casarse. Pero que sea común no significa que sea bueno. Primero, hagamos una distinción importante.

El problema no está en las “pequeñas” propiedades separadas, como que cada cónyuge sea dueño de su propia ropa, obsequios personales, recuerdos. El problema es cuando mantienen separada la propiedad de las cosas “grandes”, como ganancias, ahorros, inversiones, bienes raíces. Cuando una pareja casada mantiene la propiedad de esas cosas por separado, significa y refuerza una división fundamental en el corazón de su unión.

Aquí hay un ejemplo. Expresaría y construiría la unidad de una pareja casada el que hablen sobre las responsabilidades compartidas como “mío” versus “tuyo” en el cuidado de “nuestro” hogar. Pero expresaría y reforzaría exactamente lo contrario una separación, si uno de los cónyuges hablara (o incluso pensara) sobre esto como “mi casa”, como “no es tu casa” también, simplemente porque ese cónyuge es dueño de la casa antes de que el otro se mudara.

Casarse es mucho más que “mío” y “tuyo”. Se trata de dos personas que se vuelven una al formar una unión total, de por vida, inquebrantable, exclusiva y sagrada.

En su boda, cada uno de ustedes prometió “dar” y “tomar” completamente, para bien o para mal, la totalidad de las bolsas completamente mezcladas que son cada uno de ustedes. Cada uno de sus bolsos contenía todos sus bienes, deudas, buenos hábitos financieros, así como  malos hábitos, y cuando se  casaron combinaron todo lo que había en esos dos bolsos en uno solo.

Sin duda, mezclar las finanzas puede ser estresante, especialmente cuando un buen administrador de dinero se casa con uno   no tan bueno, o un ahorrador se casa con un gastador. Pero para tener éxito en el matrimonio tienen que estar “todo dentro todo el tiempo”. Además, Dios les cubre las espaldas. Y así, si cada uno de ustedes se entrega por completo y sin reservas -incluidas las financieras- en su matrimonio, Dios derramará en su unión una abundancia de felicidad aún mayor.


Steve y Bridget Patton tienen maestrías en teología y consejería, también sirven como ministros de vida familiar en la Diócesis de Sacramento.