Share this story

He says: She’s become obsessed with her health and diet

ÉL DICE: Está obsesionada con su salud y su dieta

Ella está en el gimnasio varias horas al día. ¿No podemos ocasionalmente comer una pizza y ver una película juntos sin contar las calorías?

ELLA DICE: Es lo más importante; debería preocuparse más

Debería preocuparse por su salud tanto como yo. ¿Por qué no está más en el gimnasio

¿QUÉ HACER?

Todos están de acuerdo que mantener la salud y el buen estado físico son objetivos dignos. La disputa aquí no es eso, Aquí se trata de cuánto es lo suficientemente bueno y cuánto es demasiado.

El problema es que no necesariamente hay una respuesta correcta. Dos personas razonables, sanas y en forma pueden tener perspectivas muy diferentes e igualmente válidas. Por ejemplo, lo que podría parecerle a ella la cantidad correcta de tiempo y atención prestada a la dieta y el ejercicio podría parecerle "obsesivo" a él, mientras que lo que es correcto para él podría parecerle descuidado e irresponsable a ella.

Prueben esto: comiencen por ver a su(s) médico(s) para establecer estándares básicos y objetivos para su salud y estado físico. Por lo que parece, ella probablemente esté bien en este sentido. Ahora, si en realidad él tiene algunos problemas de salud relacionados con la dieta y el ejercicio, debería hacer algunos cambios, no solo por su bien, sino también por el de ella. Como su esposo, su cuerpo no solo le pertenece a él sino también a ella. Claro, ella lo tomó “para bien y para mal”, pero eso no es una licencia para que él no se preocupe por su salud. Por el contrario, por su amor a ella él siempre debe esforzarse para maximizar todo lo que es “mejor” en él y minimizar lo “peor”.

Pero si él tiene una salud básica y objetivamente buena, entonces ella necesita dejar eso de lado. La obligación que tiene él de mantener su salud no significa que tenga que hacerlo o con el mismo vigor que ella. En pocas palabras: No necesariamente tienen que comer las mismas cosas o pasar la misma cantidad de horas haciendo ejercicio.

Ahora mírenlo desde el otro lado. ¿Podría ser que ella necesite reducir un poco su intensidad? Lo que él dice potencialmente levanta una bandera si mantenerse en una perfecta forma física es más importante para ella que cuidar de su relación. La calidad de su relación importa mucho más que la salud de sus cuerpos.

Y lo más importante de todo es la salud de su(s) relación(es) con Dios: “Porque el ejercicio físico aprovecha poco, pero la piedad es provechosa para todo, pues tiene promesa para la vida presente y también para la futura." (1 Timoteo 4:8-9)

Read this article in English! (Versión en ingles)