Share this story

Covid-19 - how do we keep the stress and anxiety from affecting our marriage

By Steve and Bridget Patton

¿Cómo evitamos que el estrés y la ansiedad de este tiempo dañen nuestro matrimonio?

Ella Estoy disfrutando todo este tiempo juntos

Él Necesito mi espacio personal

Las calamidades pueden sacar lo mejor y lo peor de un matrimonio. Nuestras rutinas pueden servirnos bien al mantener nuestras vidas predecibles y pacíficas, pero también pueden protegernos de vernos y aceptarnos por completo el uno al otro, con todos sus defectos. Así que traten de ver esta interrupción en nuestras rutinas como una oportunidad para crecer en el amor.

Para empezar, tengan en cuenta que es humano ponerse nervioso el uno con el otro cada vez que nos vemos obligados a permanecer encerrados juntos. Ahora, como siempre, “que vivan con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándose unos a otros en amor”. (Ef 4:2) Pero no se detengan allí.

Confíen en que Dios está en el plan, incluso cuando las bolas de demolición de la vida se estrellen. “No se inquieten cuando persiste la adversidad … porque el oro se prueba con el fuego, y los elegidos, en la fragua de la humillación”. (Si 2: 2-5)

Aquí hay tres verbos para ayudar a transformar esta calamidad de intimidad forzada en un horno purificador:

Aceptar. Tengo necesidades y limitaciones únicas y también mi cónyuge. Esto significa que no debería esperar que mi cónyuge entienda completamente, y mucho menos satisfaga, todas mis necesidades. Entonces, mi cónyuge puede necesitar más tiempo solo que yo, y debo respetarlo y apoyarlo. Del mismo modo, mi cónyuge puede necesitar más socialización que yo y debo respetarlo y apoyarlo.

Adaptar. Incluso si tenemos diferentes necesidades y limitaciones, todavía estamos llamados a sufrir bien los unos por los otros. Entonces, si creo que necesito 14 horas al día de “mi tiempo”, ¿podría intentar 13? Si estoy en el otro extremo de este espectro, ¿podría adaptarme también, tal vez conectándome con amigos en los espacios de reunión en línea?

Orar. Si están casados sacramentalmente, tienen a Dios en el centro de su matrimonio, esperando allí para ayudarles a crecer en amor sacrificial el uno por el otro. Si eso suena hueco e irreal, prueben esto: Durante todas estas horas de unión forzada, reserven solo unos minutos cada día para sentarse juntos ante Dios. Enciendan una vela y digan: “Dios, ayúdanos a apreciarnos mejor, a apoyarnos y ser pacientes unos con otros”. Siéntense allí en silencio durante cinco minutos y luego apaguen la vela. Ustedes se sorprenderán.

Read this article in English! (Versión en ingles)