Share this story

Christollen de Navidad

By Michelle DiFranco | Fotografía Por Shane Folkertsma

Christollen de Navidad

Un pan dulce en honor del Niño Jesús

Dresde, Alemania, es sin duda uno de los lugares más festivos para estar durante la temporada navideña. Esto se debe a que alberga Striezelmarkt, uno de los primeros mercados navideños que se remonta a principios del siglo XV. Desde entonces han aparecido cientos de mercados grandes y pequeños para cubrir una "Milla de Navidad" en la ciudad vieja.

Entre los muchos manjares que se venden allí, Stollen o Christollen es el más popular y se remonta a los inicios del mercado. El Christollen es un pan dulce tradicional relleno de pasas, nueces, frutas confitadas y especias, por nombrar algunas. La masa doblada y en forma ovalada, parecida a un pastel, también cubierta con glaseado blanco o azúcar en polvo, simboliza al Niño Jesús envuelto en pañales.

A medida que nos acercamos a esta temporada en la que celebramos que Dios envió a su único Hijo como el máximo regalo de su amor, demos gracias. Jesús, el cumplimiento de la promesa de Dios y la Luz del Mundo, llega a nosotros en un momento en el que los días son cortos y las noches largas. Trae la luz del amor de Dios a nuestro mundo.

"¡Alégrese el cielo y exulte la tierra!" (Sal 96:11)


Stollen sin levadura

2 ¼ de tazas de harina para todo uso

½ taza de azúcar granulada

1 ½ cucharadita de levadura en polvo

½ cucharadita de sal

½ cucharadita de canela

¼ de cucharadita de nuez moscada

Pizca de cardamomo molido

1 barra de mantequilla sin sal (fría)

1 taza de queso ricotta

1 huevo grande

1 ¼ de cucharadita de extracto de vainilla

1 cucharadita de ralladura de limón

½ taza de almendras picadas

½ taza de pasas doradas

½ taza de frutas secas o confitadas, de su elección, picadas

Mantequilla derretida y azúcar de repostería (para cubrir)

 

Precaliente el horno a 325 °. Cubra una bandeja para hornear con papel pergamino.

Combine la harina, azúcar, polvo de hornear, sal y especias en un tazón grande para mezclar. Cortar la mantequilla fría en trozos pequeños y combine con la mezcla de harina para formar migas finas. En un tazón más pequeño, junte la ricota, huevo, extracto de vainilla, ralladura de limón, pasas, frutos secos y almendras. Una los ingredientes húmedos y secos, hasta que todos estén humedecidos.

Coloque la masa sobre una superficie ligeramente enharinada y amásela hasta que quede suave. Enróllela en forma ovalada (aproximadamente 8x10 pulgadas). Dóblela (a lo largo) hasta una pulgada del borde. Presione el borde para sellar y colóquela en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino.

Hornee por 40 minutos o hasta que esté dorada (y un palillo insertado salga limpio). Transfiera a una rejilla para enfriar. Unte con mantequilla derretida y espolvoree generosamente con azúcar impalpable. El Stollen se mantendrá bien hasta dos semanas almacenado en un recipiente hermético.


Michelle DiFranco es diseñadora y madre ocupada de tres hijos.