Share this story

Confess Sins

¿Qué dices cuando … Alguien pregunta por qué tenemos que confesar nuestros pecados ante un sacerdote?

Este año, Teología 101 se centrará en el tema de la evangelización. Específicamente, la tarea será ofrecer algunas maneras de abordar varias preguntas respecto a la práctica de la fe que los católicos pueden encontrar cuando conversan con sus compañeros de trabajo, familiares y amigos. Por supuesto, debemos recordar que nada puede reemplazar el poder de ser testigos de las Buenas Nuevas a través de nuestras propias acciones y palabras, junto con nuestra disposición a acompañar a otros en su camino de fe.

En la pregunta: ¿Qué digo cuando alguien me pregunta por qué tenemos que confesar nuestros pecados ante un sacerdote? Lo que realmente quieren saber es por qué no podemos ir directamente a Dios.

Sanar a toda la persona

A menudo, la mejor manera de atender a este tipo de preguntas es hacer una pregunta que ayude a fundamentar en experiencias compartidas su eventual respuesta. Por ejemplo, usted puede preguntar al que pregunta si alguna vez ha conocido a alguien que quería evitar visitar al médico cuando estaban enfermos, o al dentista no importa cuánto dañado este su diente? Tal vez tal persona podría haber razonado con ellos mismos, "Dios sabe lo que está mal conmigo. Puedo ir directamente a Dios, que puede curarme si es su voluntad. Después de todo, sólo Dios puede sanar de todos modos”.

Si bien esto es cierto, la persona puede estar realmente evitando la curación porque realmente tienen miedo de ir al médico por miedo al dolor del tratamiento y lo que podría significar para su vida. Este temor les impide reconocer la verdad de que Dios puede curarlos directamente, Dios está ofreciendo sanar su cuerpo físico precisamente a través de la vocación del médico y de todos aquellos en la profesión médica, porque esto es lo que necesitan como seres humanos – un cuerpo y un alma.

¿Y por qué un sacerdote?

Si puede hacer que el interlocutor reflexione sobre esta experiencia, puede comenzar a tratar su pregunta. Puede señalar que, como en el caso de sanar una dolencia física, sólo Dios puede perdonar pecados. Sin embargo, de la misma manera que Dios ofrece la curación al cuerpo a través del médico, Dios nos perdona (nos sana y nos restablece a la comunión) precisamente a través de la vocación del sacerdocio – porque esto es lo que necesitamos como seres humanos – un alma y un cuerpo.

Jesucristo, por su deseo de que la Iglesia sea "signo e instrumento del perdón y la reconciliación que nos ha adquirido a costa de su sangre y en virtud de su autoridad divina, ha dado este poder a algunos para ejercer en su nombre". (CIC 1442) Con este fin, Jesús confió el poder de la absolución de los pecados a sus apóstoles. Este poder pasó principalmente a los obispos, que son los sucesores de los apóstoles y la cabeza visible de una Iglesia particular. Los sacerdotes, que son colaboradores de un obispo, pueden ejercer este poder en el nombre de Jesús "en la medida en que han recibido la comisión, ya sea de su obispo (o superior religioso) o del papa, según la ley de la Iglesia". (CIC 1462)

Aquello para lo cual hemos sido hechos

La motivación para esto no se basa en ninguna necesidad de Dios, sino en nuestras necesidades dada nuestra realidad y destino. Por ejemplo, el primer párrafo del prólogo al Catecismo de la Iglesia Católica nos enseña que Dios nos creó libremente y por amor a la vida eterna en comunión con Dios. En otras palabras, estamos hechos para la comunión con la Santísima Trinidad. La implicación es clara: si fuimos hechos para la comunión, entonces sólo llegaremos a la plenitud (sanados) si vivimos en armonía con este fin.

Una manera práctica de entender lo que esto significa es usando la imagen del cuerpo místico de Cristo. Cristo, que está en perfecta comunión con el Padre, es la cabeza de su cuerpo, la Iglesia. La Iglesia, para ser sana o plena, debe permanecer en comunión con Cristo, su cabeza. Ella sólo puede hacer esto por el Espíritu que mora en ella, que está en perfecta comunión con el Hijo y el Padre. Finalmente, cada uno de los miembros de la Iglesia está llamado a permanecer en comunión con la Iglesia por el mismo poder del Espíritu, que lleva a la Iglesia a la comunión con el Hijo y el Padre. 

El problema del pecado

El pecado, por supuesto, es una ruptura de la comunión con Dios y entre nosotros a la que todos somos llamados. Ciertamente, el pecado rompe nuestra comunión personal con Dios. En consecuencia, ir directamente a Dios para el perdón del pecado es un bien y siempre debe ser alentado.

Sin embargo, al mismo tiempo, el pecado daña nuestra comunión con la Iglesia, afectando así la comunión del cuerpo con su cabeza. Esto es porque el pecado nunca es simplemente personal en su impacto. El pecado siempre tiene una consecuencia social también. En consecuencia, la sanación de esta ruptura requiere tanto la reconciliación con Dios y el cuerpo de Cristo, la Iglesia. De ahí nuestra necesidad del sacramento de la reconciliación, que expresa y cumple litúrgicamente este perdón de Dios y la reconciliación con la Iglesia.

En otras palabras, trate de explicarlo de esta manera: debemos tener cuidado de que yendo directamente a Dios para recibir el perdón de nuestros pecados no se convierta en una forma de evitar nuestra responsabilidad por el daño causado por nuestros pecados - de mantener nuestro pecado en secreto y en La oscuridad para que no sea descubierto, como si esto de alguna manera borrara las consecuencias muy reales del pecado.

PARA REFLEXIONAR

Considere leer en oración el siguiente pasaje del Evangelio de Juan (20:19-23):

Al atardecer de aquel día, el primero de la semana, y estando cerradas las puertas del lugar donde los discípulos se encontraban por miedo a los Judíos, Jesús vino y se puso en medio de ellos, y les dijo: “Paz a ustedes.” Y diciendo esto, les mostró las manos y el costado. Entonces los discípulos se regocijaron al ver al Señor. Jesús les dijo otra vez: “Paz a ustedes; como el Padre Me ha enviado, así también Yo los envío.” Después de decir esto, sopló sobre ellos y les dijo: “Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonen los pecados, éstos les son perdonados; a quienes retengan los pecados, éstos les son retenidos.”

Preguntas para la reflexión:

  1. ¿Qué tiene este pasaje para enseñarnos acerca de la conexión entre la paz (plenitud, curación, comunión) y el papel del sacerdote al escuchar confesiones?
  2. ¿De qué manera este pasaje puede ayudarte a explicar por qué tenemos que confesar nuestros pecados a un sacerdote?

PREGUNTAS SOBRE EVANGELIZACIÓN

 

¿Qué santo dijo lo siguiente?

Ve a tu confesor; abre tu corazón a él; muéstrale todos los recovecos de tu alma; toma el consejo que él te dará con la mayor humildad y simplicidad. Porque Dios, que tiene un amor infinito por la obediencia, con frecuencia hace lucrativos los consejos que recibimos de los demás, pero especialmente de aquellos que son los guías de nuestras almas.

A. San Agustín

B. Santa Faustina

C. San Francisco de Sales

D. San Tomas Aquino

Answer: (C) San Francisco de Sales

Doug Culp es el CAO y el secretario para la vida pastoral de la Diócesis de Lexington, Kentucky. Tiene una maestría en teología de la Catholic Theological Union en Chicago.