Share this story

Smiling couple

By Dr. Manuel P. Santos y Karee Santos | April 2018

Él dice: Necesitamos usar disciplina más efectiva

Nuestra hija tiene 5 años y está desarrollando un mal genio. Hay juguetes arrojados y puertas cerradas de ira. Creo que debemos tomar medidas enérgicas contra este comportamiento temprano y castigarla cuando se  porta mal. Creo que tenemos que quitarle los juguetes y la TV. Sara quiere continuar  con “tiempos de espera”, pero creo que estos son ineficaces. Estamos peleando por esto todo el tiempo.

Ella dice: Los “tiempos de espera” están bien

Eric y yo definitivamente no estamos de acuerdo en cómo disciplinara a nuestra hija. Sé que ella se porta mal, pero creo que la podemos controlar mejor con límites de tiempo y conversación. Eric siempre quiere ser mucho más severo y por períodos de tiempo mucho más largos. Me temo que nuestra hija comenzará a verlo como el "policía malo". Y estoy cansada de pelear por esto.

¿Qué hacer?

Sara y Eric tienen buenos enfoques para la disciplina, pero su desacuerdo probablemente esté confundiendo a su hija. La disciplina inconsistente casi nunca funciona. El objetivo es crear un enfoque que combine efectivamente ambos estilos de disciplina.

Los tiempos de espera son una técnica disciplinaria clásica, pero tienen que hacerse bien. Los tiempos de espera durante un tiempo determinado, como un minuto por cada año de edad del niño, pueden parecer arbitrarios. Es mucho mejor decirle a un niño que está teniendo una rabieta que necesita quedarse hasta que él o ella pueda calmarse. Luego, dejar que el niño salga del “del tiempo de espera’ es una recompensa por la capacidad de recuperar el autocontrol.

Los tiempos de espera a menudo se combinan con el "tiempo transcurrido", como las conversaciones que Sara está teniendo con su hija. Si los niños se portan mal porque no reciben suficiente amor y atención, a veces la interacción calmada y significativa ayudará. También es bueno para los padres explicar por qué están imponiendo disciplina. Pero dado que su hija tiene solo 5 años, las explicaciones no ayudarán mucho.

Si su hija está arrojando juguetes y dando portazos, la mala conducta ha llegado a un punto en que podría lastimar a alguien y se deben tomar medidas más enérgicas. Quitar los privilegios, como Eric quiere, es una forma más estricta de disciplina. Pero sólo funcionará si se relaciona con la mala conducta específica de su hija.

Por ejemplo, además de los tiempos de espera y el tiempo transcurrido, cuando su hija arroja un juguete, Sara y Eric pueden quitar el juguete por lo menos un día. En cuanto al portazo, pueden poner una toalla en la parte superior de la puerta para evitar que se cierre o quitar la puerta por completo.

Descubrir por qué su hija se está portando mal también importa mucho. ¿Está teniendo dificultades para adaptarse a la escuela? ¿Ha cambiado algo en el entorno del hogar? ¿Sus berrinches provocan que ella consiga lo que quiere, incluso si también es disciplinada? Disciplinar a los niños es difícil, ¡pero anímense! “Instruye al niño en el camino que debe andar, y aun cuando sea viejo no se apartará de él”. (Pr 22: 6)

Nota: Nada en esta columna está destinado a proporcionar un diagnóstico, tratamiento u opinión psicológica o médica.

El Dr. Manuel P. Santos y Karee Santos son autores de The Four Keys to Everlasting Love: How Your Catholic Marriage Can Bring You Joy for a Lifetime (Ave Maria Press, 2016).