Share this story

Children in prayer

Ayuda a tus hijos a ser santos

Mi padre siempre nos enseñó que si tomábamos algo prestado, sin importar lo que fuera, deberíamos devolverlo en mejores condiciones de lo que era cuando lo tomamos. Estoy bastante seguro de que eso también se aplica a nuestros hijos. Antes de que naciera nuestro primer bebé, mi abuela me dijo que los hijos que tendría no eran míos, sino que eran un precioso regalo prestado por el Padre y era nuestra responsabilidad principal, como padres, ayudarlos a llegar al cielo . El pensamiento de la abuela puede parecer un poco contracultural hoy. El mundo podría hacernos pensar que nuestra tarea principal es conseguir que nuestros niños formen parte de los equipos más prestigiosos, las academias de baile más selectas o las escuelas más impresionantes. Y cuando nosotros estamos en búsqueda del mejor puesto, el primer lugar y la mejor puntuación, Jesús nos ruega que les mostremos a nuestros hijos que no hay nada más importante que darle a él, el primer lugar en nuestras vidas.

La santidad, en pocas palabras, es la unión con Dios. Aquí hay algunas cosas que podemos hacer como padres para cumplir con nuestra responsabilidad de ayudar a nuestros hijos a crecer en santidad y darle al Señor el primer lugar.

  • Reza con y por tus hijos todos los días. Es difícil para los niños entender la importancia de Jesús y su Iglesia si rara vez hablamos de ello.
  • ¡Hazlo cómo yo lo hago! Nuestros hijos imitan lo que modelamos. Necesitan vernos orar, leer las Escrituras y confiar en el Señor. Estamos enseñando lecciones cuando nos cortamos en el tráfico, cuando hablamos sobre el frustrante compañero de trabajo en la cena o cuando ponemos un sobre en la colecta del domingo
  • Mientras viajas a juegos, conciertos, recitales y eventos, asegúrate de incluir algunos viajes a lugares realmente importantes como la misa dominical, la adoración eucarística o incluso una parada rápida para descansar del ruido y el caos en una iglesia tranquila y pacífica. Como cristianos, sabemos que Jesús siempre está con nosotros, pero una parada especial para sentarse en su presencia eucarística es buena para el alma. También muestra a nuestros hijos que Jesús es lo suficientemente importante como para detenerse.
  • Di no a las cosas que no llevan a tus hijos al cielo. Eso podría ser canales en la pantalla, películas, música o amistades. Su santidad es más importante que tu popularidad.
  • Apúntalos a los Santos. El mundo pone ante nuestros hijos a personas que no siempre usan sus dones y talentos para glorificar a Dios. Ya que no es muy práctico mudarnos a una cueva para proteger a nuestros hijos de todo eso, podemos bañarlos con historias de los hombres y mujeres santos de nuestra fe. Muchos de los santos vivieron vidas locas, asombrosas, aventureras y sus historias son interesantes e inspiradoras. Póngalos ante sus hijos para que sirvan como héroes y modelos a seguir.

"Bastante santo" no es una cosa. La santidad es un viaje continuo hacia el Padre, por lo tanto, mientras ayudamos a nuestros hijos a crecer en santidad, también nos encontraremos creciendo, ¡y eso es algo muy bueno!